Internacional

En Perú avanza el rescate de cientos de turistas por lluvias

Hasta 700 turistas han sido evacuados por aire de una localidad cerca a la ciudad inca Machu Picchu, en el sureste de Perú, y otros 1.400 esperan la misma suerte tras quedar varados desde el domingo debido al corte de vías por las intensas lluvias que sufre la zona.

Muchos de los turistas, la mayoría extranjeros, tuvieron que dormir en carpas y en improvisados centros de ayuda en la localidad de Aguas Calientes, mientras crece la preocupación por la falta de alimentos y provisiones, afirmaron testigos.

«Es una situación muy difícil y espero que va a continuar durante al menos unos días más», dijo a Reuters Dennis Clarke, un turista canadiense que esperaba ser rescatado de Aguas Calientes.

«La gente está ansiosa. Mucha gente de aquí se conecta con otros vuelos, otros lugares y necesitan salir», agregó.

Operadores de turismo han informado que algunos turistas han tenido que dormir en la intemperie, en los vagones del tren, sin los elementos básicos de limpieza en la zona.

Aguas Calientes es el poblado más cercano en la parte baja de la montaña donde se encuentra la ciudadela inca Machu Picchu, el mayor atractivo turístico de Perú, declarado como una de las nuevas siete maravillas del mundo.

Cusco soporta fuertes lluvias que han cortado vías de transporte y provocado derrumbes que causaron la muerte de al menos cinco personas, entre ellas una argentina.

La única vía para llegar y salir de Machu Picchu es por tren y el último ferrocarril partió de la zona el domingo.

Las autoridades han restringido la vía terrestre para llegar a Machu Picchu y cerrado el denominado Camino del Inca, una ruta por donde se puede llegar a pie a la ciudadela luego de una caminata de aproximadamente cuatro días.

Las redes sociales en internet se han convertido en una plataforma de información entre los turistas afectados con sus familiares y amigos, que inyectan fotos, videos y textos a través de las cuales narran la incertidumbre que reina en Aguas Calientes.

EVACUACION LENTA

El primer ministro, Javier Velásquez, dijo que hasta el momento, entre el lunes y miércoles, 700 turistas han sido evacuados en helicópteros de la policía nacional y el Ejército de Perú y faltan aproximadamente 1.400 para ser trasladados.

Todos son llevados a la localidad de Ollantaytambo, cerca la ciudad del Cusco, que no ha sufrido mucho por las lluvias.

A mediodía del miércoles, un helicóptero llegó a esa zona con decenas de turistas -algunos niños- que se quejaban de la situación vivida en los últimos días.

«Esperamos hacer entre 15 a 20 vuelos hoy día con turistas de todas las nacionalidades», dijo a Reuters el coronel Carlos Remy Ramos, en la localidad de Ollantaytambo.

Más temprano, el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Martín Pérez, dijo que esperan evacuar el miércoles unos 800 turistas a través de un puente aéreo en 10 helicópteros, aunque «todo depende de las condiciones del clima».

Machu Picchu está ubicado a unos 2.450 metros sobre el nivel del mar y a unos 1.100 kilómetros al sureste de Lima.

Funcionarios de Defensa Civil dijeron que las lluvias en Cusco podrían durar hasta el fin de semana, aunque con menor intensidad en los próximos días.

La operadora de turismo Cecilia Molina dijo que la alimentación es escasa en Aguas Calientes, mientras que algunos comerciantes han triplicado el precio de sus productos.

Entre los turistas la mayoría son sudamericanos -600 argentinos y 200 chilenos, según autoridades-, además de estadounidenses, europeos y asiáticos.

En Buenos Aires, la cancillería de Argentina dijo en un comunicado que la empresa argentina Pluspetrol, que opera el campo de gas Camisea en un área del Cusco que no ha sido afectada por las lluvias, ha puesto a disposición dos helicópteros para evacuar a los turistas.

El presidente de la región del Cusco, Hugo Gonzáles, informó que el temporal ha dejado hasta la fecha 1.200 viviendas colapsadas, 1.332 damnificados y 10.000 personas afectadas de alguna u otra manera por las lluvias.

Además, el desborde de ríos ha colapsado hasta ocho pequeños puentes y dañado 9.000 hectáreas de cultivo.

Las lluvias, frecuentes en los Andes peruanos durante el período de verano en la costa del Pacífico, se han agudizado debido al fenómeno climático de El Niño, que según expertos durará hasta el comienzo del verano boreal del 2010.

El fenómeno de El Niño es un anormal calentamiento de las aguas en la parte ecuatorial del Océano Pacífico, que perturba con lluvias y sequías los patrones climáticos globales.

Los comentarios están cerrados.