Judicial Nacional

Quiénes eran los uniformados asesinados por las Farc

Con trece años de estar en cautiverio en manos de las Farc y tras registrarse un operativo en zona rural del municipio de Solano Caquetá, resultaron muertos durante los enfrentamientos con la Fuerza Pública el sargento del Ejército José Libio Martínez, (con casi 14 años de cautiverio), el coronel Édgar Yesid Duarte, el mayor Elkin Hernández Rivas y el intendente Álvaro Moreno.

Sus vidas siempre estuvieron signadas por la tragedia de las más sanguinarias tomas guerrilleras en el país, desde la toma a la base de Patascoy en Nariño, hasta la de la Asamblea Departamental del Valle, donde se llevaron a los doce diputados, quienes junto con los cuatro uniformados muertos el día de ayer, también corrieron el trágico desenlace de ser asesinados sin piedad por parte de las Farc.

Pero realmente quiénes son los altos oficiales que fueron masacrados en el sur del país?

Pues se trata inicialmente del Coronel Édgar Yesid Duarte Valero, secuestrado cuando se desempeñaba como comandante del municipio de Doncello Caquetá, cuando aún era capitán de la Policía el 14 de octubre de 1998.

Su secuestro se produjo tras un falso retén cuando iba hacia la población de Florencia donde se reuniría con otros comandantes de la región.

Fue secuestrado junto al teniente Elkin Hernández Rivas y un patrullero de la policía, el objetivo con ellos era intercambiarlos en un acuerdo humanitario con el gobierno, por guerrilleros presos en las cárceles.

Sus padres recibieron la última prueba de supervivencia en el mes de marzo del año pasado en las que el Edgar Yesid había manifestado que «nuestra situación por acá es muy complicada, muy difícil y lo único que nosotros tenemos claro y hay que decirlo: las implicaciones de un rescate militar es una sentencia a muerte».

Sargento del Ejército Libio José Martínez

EL Sargento del Ejército José Libio Martínez fue secuestrado el 21 de diciembre de 1997 en el municipio de Patascoy, Nariño, cuando su esposa estaba en embarazo. Pasaron 14 años dese su plagio y el militar no pudo conocer a su pequeño hijo quien adelantaba campañas para la liberación de su padre.

José Libio Martínez era el secuestrado con mayor tiempo en cautiverio luego de que fuera liberado Pablo Emilio Moncayo. La última prueba de supervivencia del cabo Martínez fue recibida el 31 de agosto del año 2010.

Su hijo Johan Steven Martínez se encontraba en Santa Marta cumpliendo una promesa por la pronta liberación de su padre, cuando recibió la triste noticia de su fallecimiento, en reiteradas oportunidades caminó por las carreteras del país para exigir que las Farc le permitieran ver a su padre en libertad.

Mayor Elkin Hernández Rivas

Fue secuestrado en la vía que de La Montañita conduce a Florencia, en el Caquetá, cuatro meses antes de casarse con su novia, el 14 de octubre de 1998.

Su plagio se dio luego de salir de la Estación de Policía del municipio de El Paujil y al encontrarse con un falso retén de las Farc. En ese momento estaba acompañado por el patrullero Germán Rodríguez, quien sufría quebrantes de salud.

El mayor Elkin Hernández Rivas, era teniente con 22 años de edad, su secuestro se produjo el 14 de octubre de 1998 mientras se dirigía del municipio de Paujil a la ciudad de Florencia en el Caquetá y cayó en un falso retén montado por las Farc.

El padre del mayor Elkin Hernández siempre lo recordó como un hombre responsable y entregado a su trabajo. Era bogotano y el único varón entre sus cinco hermanas e hincha del club capitalino de futbol Los Millonarios, afición que alternaba con el billar en sus ratos libres.
En sus trece años de cautiverio, su familia recibió cuatro pruebas de supervivencia y la última habría llegado precisamente hace tres años en el mes de marzo de 2008.

Este año cumplió trece de estar en cautiverio en las selvas del sur del país, pero sus deseos de volver con vida se apagaron el pasado sábado cuando fue ajusticiado en zona rural de Solano al sur del departamento del Caquetá, a pesar que en reiteradas ocasiones clamó por un acuerdo que lo llevara a la libertad con vida.

Intendente Álvaro Moreno

El suboficial bogotano fue secuestrado el 9 de diciembre de 1999 por las Farc cuando prestaba su servicio en la población Caqueteña de Curillo.

Junto a él fueron plagiados siete integrantes de la Fuerza Pública que estaban en la estación, de los cuales cinco fueron dejados en libertad.

Dejó dos hijos, una niña y un niño, y a su esposa María Margarita que vivía en la ciudad de Medellín.

Una vez terminó su bachillerato en el colegio Nicolás Esguerra en Bogotá decidió entrar a la Policía Nacional.

Su familia recibió la última prueba de supervivencia hace aproximadamente un año luego de que la ex senadora Piedad Córdoba les entregara un video.

Los comentarios están cerrados.