Ni siquiera la presencia de los niños evitó el final de la fatídica cita

junio 21, 2012 9:50 am

Foto de @sritaLache

En una fatídica cita terminó el encuentro de una mujer de 32 años con su esposo y amor de la vida, a quien pretendía permitirle unos minutos con su pequeña hija en un centro comercial de la capital del país, acompañada de sus padres, suegros y dos menores de edad.

Escuchar el audio

Viviane Urrego amaba a su esposo Javier Giovanni Ceballos Murcia, sin embargo la relación entre esta pareja se fue deteriorando con el paso de los años debido al cambio que el ingeniero mecánico tuvo con su esposa.

Sin explicación alguna, Ceballos empezó a tratar de manera irrespetuosa a Urrego hasta el punto de pegarle en repetidas ocasiones, razones por las cuales Viviane decidió separarse de quien era su compañero, según lo manifestó en Radio Santa Fe su padre Álvaro Urrego.

No obstante, ella insistía en compartir con su excompañero a su bebé Sofía. “Papá es que yo no quiero que mi bebé esté sin padre, yo quiero que Giovanni vea a Sofía, no se la voy a esconder, pongamos una cita y nos encontramos”, solicitó Viviane a su padre, aclarándole que no iría sola a la reunión. Esto debido a las constantes amenazas y presiones de Ceballos a través de internet, “el acoso de él era terrible”, expresó Urrego.

El padre de Viviane aceptó la cita que se desarrolló en el centro comercial Gran Estación ubicado en el occidente de Bogotá a las 2:00 de la tarde. Al lugar llegaron Álvaro y su esposa, Viviane y Sofía, Javier Giovanni con su madre y un hijo de 10 años que tenía por fuera del matrimonio.

Después de dialogar por más de tres horas, Álvaro y su esposa se sintieron confiados por la buena disposición de Ceballos, “incluso fuimos a comprar un refresco para mi hija”, tardaron aproximadamente 25 minutos y cuando regresaron al lugar de la reunión “las cosas estaban bien”, contó Urrego.

Minutos después Álvaro Urrego se retiró de la mesa por unos segundos, “volteo a mirar y escucho a mi esposa gritar, yo creí que el tipo le estaba dando puños”, manifestó el padre de familia. Es en este momento que se empieza a desatar el hecho que terminaría en una fatídica cita.

“Salgo corriendo y miro, veo que mi hija se cae, veo que hay sangre en el piso y este maldito le estaba dando puñaladas”, relató Urrego y continuó “ lo cojo, lo neutralizo y la gente creía que yo los estaba atracando y la gente se me tira a propinarme patadas, inclusive una de las bellezas de esas del centro comercial viene y me da una patada en el costado derecho , le grito que estoy defendiendo a mi hija, que el tipo le esta dando puñaladas, la gente lo que hace es quitarme al Javier de encima y él de inmediatamente se levanta a propinarle más puñaladas y yo grito: ¡miren lo que él está haciendo y entonces nuevamente me toca a mi volver a cogerlo y tenerlo ahí”.

Inmediatamente Urrego llama a la Línea de emergencia 123, “me empiezan hacer una encuesta: Señor a usted qué opina del 123? Y yo insisto, le estoy pidiendo auxilio, necesito una ambulancia, la Policía necesito ayuda”, pero los funcionarios insistieron en que les respondiera las preguntas que regula la calidad del servicio, razón por la que el padre de Viviane decide colgar y llamar a su hermano para solicitar apoyo.

Luego de 20 minutos de “sufrimiento” llegó la policía a atender la emergencia, “nunca llegó la ambulancia. En el Centro comercial no hay quien preste primeros auxilios, había un par de señores de movilidad sentados comiendo y fueron ellos los que le prestaron primeros auxilios a mi hija” indicó.

Viviane fue trasladada en una patrulla de la Policía al centro asistencial más cercano, sin embargo, los médicos no pudieron salvarle la vida a esta mujer de 32 años de edad.

Una respuesta sobre “Ni siquiera la presencia de los niños evitó el final de la fatídica cita”

  1. Dr CorrUpto en junio 21st, 2012 9:58 pm

    maldito criminal ojala se pudra en una carcel, aunque me imagino que el corrUpto juez le dara casa por carcel o lo dejara libre.amanecera y veremos.