Análisis: Cárceles sin solución cercana

agosto 16, 2012 2:10 pm

En entrevista con Radio Santa Fe la jurista July Enríquez hizo un análisis de la situación real de los presos en las cárceles colombianas, donde destacó que el hacinamiento en los centros de reclusión es alarmante, con una sobrepoblación del 47%, y unas cifras locales que apuntan aun posible 400% de sobrecupo.

Enríquez señaló que los entes reguladores de estos centros no tienen claro por que estas cifras aumentan de esta manera a nivel local, y advirtió que la ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, y el Director del Inpec (Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario), general Gustavo Adolfo Ricaurte en un debate político “simplifican el problema, simplemente a una situación de hacinamiento que se presenta en las cárceles y justificaban que por una sobre población se presentaban algunas violaciones a los derechos humanos”

Aseguró que “Desde hace más de 20 años se viene hablando de hacinamiento en las cárceles y de las condiciones degradantes de reclusión a las que son sometidos los detenidos” ya que en estos centros de reclusión no se respetan los derechos fundamentales y básicos de las personas que están privadas de la libertad con el propósito de resocializarse según el código penitenciario y la ley penal colombiana.

Y explica que «las acciones que se han realizado para eliminar el hacinamiento no ha cumplido las expectativas del Inpec ni del Ministerio de Justicia», y agrgó que el Instituto Carcelario la única solución que tiene es trasladar reclusos a cárceles intermedias»

Pero la jurista advirtió que esto “agrava aun más la situación de los presos del país; alejar a las personas de sus lugares naturales, donde podrían tener un contacto mas cercano a lo que era su vida anterior y lo que podría realmente permitir quizá una socialización”

Desde el año pasado hasta estos días de 2012 los reclusos han realizado 14 acciones masivas, como huelgas de hambre entre otras para exigir condiciones dignas de reclusión, respeto a los derechos humanos y sobre todo que el estado los escuche y les de un espacio en donde ellos puedan aportar a la construcción des espacios de participación para solucionar estos conflictos que afectan a la población carcelaria.

Los comentarios están cerrados.