Bogotá Noticia Extraordinaria Política

Transmilenio por la Décima: es un completo desorden y tiene sobrecostos por $205 mil millones

Sobrecostos por más de 205 mil millones de pesos registra la construcción de la troncal de Transmilenio por la carrera décima, según lo denunció hoy la Personería de Bogotá.

Según el organismo de control la obra que hace cuatro años se presupuesto en 470 mil 252 millones de pesos, ya va en 675 mil 418 millones, es decir, su costo se elevó exactamente 205 mil 165 millones de pesos.

La Personería calificó este proyecto vial como un «completo desorden», pues advirtió que luego de trece prórrogas, adiciones por más de $150 mil millones y 25 meses de atraso, aún hoy es incierta la fecha de entrega definitiva de las obras.

La Personería informo que en una inspección a las obras, encontró serias deficiencias que hacen inviable su puesta en funcionamiento en el corto plazo.

Señalo, que la obra que se contempló como una sola Troncal con la Calle 26, denominada Fase III de Transmilenio, pero en la práctica son dos, hoy en día no se comunican. Tampoco se sabe cómo funcionará la Carrera Décima sin existir aún retorno para los articulados en su llegada al centro de la ciudad.

En un recorrido por la obra se encontraron tramos de ciclo ruta que desaparecen, otros con postes de luz en la mitad de la vía, tapas de alcantarilla a desnivel o sin ellas, andenes que se reducen en su ancho al punto que obligan al peatón a transitar por la vía de los vehículos.

Cuatro años después de iniciada la obra, aún se observa un completo desorden: predios que no se compraron o restituyeron, escombros sin recoger, obras inconclusas sin muestras de actividad reciente, sumideros sin tapa y basuras en sectores terminados.

Para el Personero Distrital Ricardo Cañón, “las condiciones denotan desidia y falta de seguimiento a la ejecución contractual. Inexplicablemente se han bajado los niveles de exigencia en las obras, afectando claramente contra el interés ciudadano”. Además, anunció el inició de una investigación disciplinaria contra los funcionarios del IDU encargados de supervisar a los contratistas de la obra e interventores.

Feria de adiciones y prórrogas

La troncal de la Décima en los dos tramos contratados costaba inicialmente $470.252 millones, hoy el valor supera los $675.418 millones, es decir, $205.165 millones más. En total han sido, hasta ahora, autorizadas 13 adiciones de recursos, la mayoría por mayores cantidades de obras de las estimadas en los diseños.

El tramo denominado Grupo 2 de la Décima (entre las Calles 30A sur y 7) valía $178.304 millones, sin embargo ya tiene adiciones por $104.601 millones, es decir, un 70% más de los pactado inicialmente.

En otro tramo, Grupo 3 (entre las Calles 7 y 34, carrera 3 entre 19 y 26 y conexión operacional con la Troncal de la Caracas) costaba $291.947 millones, tiene adiciones por $100.564 millones. Su valor hoy supera los $392.512 millones.

En materia de prórrogas, hasta el momento van 13. Empezaron en junio de 2008, se estimaba que la obra estuviera en dos años, junio de 2010. No obstante, las prórrogas autorizadas superan los dos años y ocho meses. En conclusión, a la fecha, lleva cuatro años y un mes y todo indica que al paso actual, no se terminará en totalidad el primer semestre del próximo año, es decir, tres años más tarde de lo previsto.

La desidia se toma la 10ª

La visita a la obra en el Grupo 2 encontró que las ciclo rutas presentan obstáculos que hacen peligroso su uso, postes atravesados, huecos, pasos peatonales no demarcados, grandes desniveles y falta de continuidad entre las calles 22 y 20 sur (desaparece por dos cuadras la ciclo ruta), al parecer, por una deficiente gestión en la adquisición de predios correspondientes a antejardines.

Sobre la Carrera Décima, entre calles 11 sur y 17 sur, no se contempló un paso peatonal para proteger a los estudiantes del Colegio Distrital Aldemar Rojas. Los cruces semafóricos están demasiado lejos de este foco de peatones.

En el Grupo 3, se observó la construcción de un muro falso de fachada en el paso deprimido de la Calle 26 con Carrera Tercera, que ni técnica ni arquitectónicamente justifica el costo. El muro falso requiere ser reparado ya que en el costado occidental se observó un módulo golpeado y desplomado, y en el costado oriental, hay una perforación.

La falta de planeación se hace evidente en la obras del Parque Bicentenario, al observar muros laterales de gran altura con respecto al nivel del Parque de la Independencia, riñendo claramente con el entorno paisajístico. Esta obra se encuentra suspendida por una acción popular.

Además, la continuidad en la Calle 26 hacia la Tercera depende de la terminación del puente de la Carrera Quinta y el fallo de la acción popular sobre el Parque de la Independencia, aumentando el caos que se vienen padeciendo por la falta de continuidad de la obra.
***

Los comentarios están cerrados.