Nacional Tema del Día

En Colombia 60% de los niños con cáncer muere por la falta de oportuna atención y tratamiento

Niño cancer–Por falta de una oportuna atención y tratamiento, un 60 por ciento de los niños y niñas con cáncer muere en el territorio colombiano, según lo denunció la Defensoría del Pueblo, la cual pidió de manera urgente eliminar las barreras de acceso que enfrentan los menores con esta enfermedad.

Según la Defensoría, en el régimen contributivo el 33% de los niños que padecen cáncer fallecen en los procedimientos y en el régimen subsidiado el 44% de los niños pierde la vida durante el período del tratamiento.

Las precisiones las hizo el organismo humanitario con ocasión del Día Internacional del cáncer Infantil, cuya jornada, cumplida la víspera, buscaba sensibilizar y concienciar a la comunidad, respecto de la importancia de esta problemática y de la necesidad de un acceso rápido al diagnóstico y tratamiento adecuado.

Al efecto, la Defensoría del Pueblo alertó sobre las permanentes fallas para la atención de esta población, particularmente en lo relacionado con la falta de acceso a los tratamientos integrales, ya que la pérdida de continuidad en los mismos y la inoportuna entrega de medicamentos afectan la supervivencia del 60% de los niños enfermos.

Esta cifra resulta muy alarmante para la Defensoría del Pueblo y para las demás instituciones que conforman el Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil (OICI)–subraya el comunicado–, toda vez que cada año se presenta un promedio de 2.200 nuevos casos de niños enfermos, de los cuales sólo el 40% supera la enfermedad.

De otro lado, la Defensoría llama la atención sobre las diferencias en la atención de los dos regímenes de afiliación al sistema salud y, de manera particular, cuando se revisan las tasas de sobrevida por cáncer. Mientras en el régimen contributivo el 33% de los niños que padecen la enfermedad fallecen en los procedimientos, en el régimen subsidiado el 44% de los niños pierde la vida durante el período del tratamiento.

Frente a este difícil panorama y con el ánimo de evitar muertes injustificadas, la Defensoría del Pueblo insta a las entidades prestadoras de salud y a las autoridades del sistema para que redoblen sus esfuerzos a fin de erradicar la vulneración de los derechos fundamentales a la salud y a la vida de los niños, niñas y adolescentes.

De manera particular, concluye el comunicado, la Defensoría del Pueblo insiste en la necesidad de trabajar en factores asociados a la prevención, la articulación institucional, el diagnóstico oportuno, la agilidad en los tratamientos y la continuidad de los mismos.

De acuerdo con información de los organismos de salud, el cáncer infantil es un complejo y heterogéneo número de distintas enfermedades que se originan a partir de una sola célula maligna que crece sin control, tanto en su sitio original como en otros órganos del cuerpo y cada una de esas enfermedades que engloban el término de cáncer infantil tiene un pronóstico y un tratamiento diferente.

El cáncer se presenta cuando una célula o un grupo de células comienza a multiplicarse y crece de manera descontrolada invadiendo a las células normales de alrededor, un proceso que en los niños se produce más rápido que en los adultos.

Los tipos más frecuentes de cáncer en la infancia se dividen en dos grandes grupos: las enfermedades hematológicas (leucemias y linfomas) y los tumores sólidos (carcinomas y sarcomas).

Pese a las numerosas investigaciones que se han realizado, las causas de la mayoría de los tumores en los niños todavía no se conocen, pero más del 70% de los cánceres infantiles son curables con «un diagnóstico temprano y protocolos de tratamiento adecuados», según lo advierten las organizaciones de salud.

Los tumores suponen la tercera causa de muerte entre la población menor de 14 años, después de las afecciones perinatales y malformaciones congénitas, y representan el 13% de la mortalidad en este grupo de edad.