Red de Veedurías advierte sobre inminente fraude electoral en Cundinamarca

Compra de votosA través de un comunicado, el presidente de la Red de Veedurías de Colombia, Pablo Bustos Sánchez, advirtió sobre un inminente riesgo de fraude electoral en varios municipio de Cundinamarca, especialmente en zonas circunvecinas con la capital de la República.

Según Bustos, en el departamento hay una seria amenaza derivada de la presencia del cartel del POT – Plan de ordenamiento territorial- en municipios como Facatativá – que se suma al cartel de las matrículas falsas de automotores en dicho municipio-, y Cajicá entre otros, con candidatos cercanos al aspirante a la Gobernación, Jorge Emilio Rey (Partido Cambio Radical) y al propio exgobernador Álvaro Cruz.

El presidente de la Red de Veedurías asegura que estas mafias van a movilizar grandes cantidades de dinero el próximo fin de semana por lo que pidió un refuerzo de las autoridades en esas zonas en lo que resta de la campaña hasta el 25 de octubre.

A esta solicitud se suma la que hizo la candidata a la Gobernación de Cundinamarca, Nancy Patricia Gutiérrez, quien pidió al Gobierno Nacional implementar de manera urgente medidas de seguridad que garanticen la transparencia en las elecciones regionales que se llevarán a cabo el próximo 25 de octubre ante un inminente fraude electoral en los municipios de Mosquera y Funza.

Instó a las autoridades, como la procuraduría y demás organismos de control a hacer presencia y evitar cualquier intento por manipular los resultados de las elecciones, un suceso que se vivió en las elecciones pasadas.

“Nos preocupa lo que pueda pasar en Funza y Mosquera, hay advertencias de un posible fraude y por eso nuestro compromiso de pedir vigilancia especial para que la jornada electoral del próximo domingo se desarrolle en completa normalidad”, señaló.
La candidata señaló durante el acompañamiento a varios cierres de campaña en el los municipios de Funza y Mosquera, que los habitante de la zona se le manifestaron su preocupación por la corrupción que siempre ha predominado en las contiendas electorales.

Dijo que la solicitud fue radicada ante el Consejo Nacional Electoral y la Procuraduría General de la Nación, para frenar la “tremenda” manipulación electoral a la que se han sometido y se deben someter los habitantes ante la devastadora maquinaria política que predomina y ha predominado durante años, y que ha violado el derecho de las personas a elegir la mejor propuesta.

Gutiérrez reiteró el denominado pacto por Cundinamarca en medio de la crisis que atraviesa el departamento por la captura del exgobernador Álvaro Cruz y las dificultades ocasionadas por el fenómeno de El Niño.

Por ahora, las autoridades informaron que otro de los municipios que vigilan con lupa es Cota donde son tradicionales los esfuerzos por manipular las elecciones.

Otros de los departamentos en donde se presentarían serías manipulaciones a los resultados electorales, si las autoridades no ejercen un especial control, son Boyacá y Chocó:

Boyacá:

Se radicó demanda de pérdida de investidura contra el candidato a la Alcaldía de Tunja Luis Alejandro Funeme González, quien siendo concejal ordenó en los años 2012 y 2013 el pago de la remuneración como asesor a Jimmy Varela en su unidad de apoyo sin que se hubiera prestado servicio alguno, y a personas que simultáneamente se desempeñaban como funcionarios de un centro hospitalario. La demanda invoca las causales de indebida destinación de dineros públicos y tráfico de influencias, que de prosperar y triunfar el candidato obligaría la realización de nuevas elecciones.

Chocó:

Sobresalen las denuncias sobre el ofrecimiento de venta de “paquetes” de votos y manipulación de las planillas E10 que contienen el censo electoral con la participación aducida de quienes manejan los sistemas en la Registraduría Nacional. También hay dudas que sobre el delegado de la Registraduría quien pese a los reiterados fraudes electorales en ese departamento es destacado para presidir los comicios en el Chocó, donde dineros calientes e ilegales hacen presión por tomar el control del departamento que tendrá recursos por más de un billón y medio de pesos en los próximos cuatro años.