Nacional

Primeras lluvias fueron bien recibidas en Casanare

temporal-lluvia
Las precipitaciones que se han presentado durante los últimos días en los municipios de Sabanalarga, Monterrey, Tauramena, Chámeza y Aguazul, han permitido bajar un poco las altas temperaturas que se venían presentado y recuperar poco a poco las pasturas.

José Uriel Ruiz Aguirre, presidente del Comité de Ganaderos de Tauramena, aseveró que las lluvias llegaron justo a tiempo porque las sabanas de los llanos estaban completamente secas y la ganadería estaba pasando por un momento muy crítico.

“Las afectación más fuerte que vivimos con el verano fue la considerable reducción de peso del ganado, situación que influye negativamente en nuestra actividad económica porque nosotros vivimos de la carne. Por otro lado, la reducción del agua nos perjudicó bastante y eso a su vez dañó mucho las pasturas porque no había llovido sino hasta hace poco, y no había con qué realizar el riego”, explicó Ruiz.

El presidente del Comité de Ganaderos de Tauramena manifestó que más de 800 ganaderos del municipio se vieron afectados de una u otra forma por el verano. Anotó que por cuenta del deterioro de los pastos, a los productores les tocó suplementar en gran medida los ganados. (Lea: Aproveche la temporada de lluvias y coseche agua)

También dijo que las ayudas del Ministerio de Agricultura son pocas, y que por esa región nunca han llegado con alimentos subsidiados, por lo cual como representante del gremio local solicita más apoyo no solo del gobierno departamental, sino del central.

Agregó que las lluvias que se han presentado últimamente han caído muy bien y que eso ha venido beneficiando poco a poco al sector. Indicó que en algunas regiones se puede ver el rebrote de los pastos. “Antes las llanuras estaban completamente secas, y ahora se perciben colores verdes entre ellas. Ya cambió completamente el estado de los terrenos”.

Henry Amaya Ruiz, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, en Tauramena, Aguazul y Monterrey, señaló que las lluvias han sido maravillosas porque las tierras y los pastos estaban profundamente afectados y eso implicaba el movimiento de ganado de unas fincas a otras buscando agua y pastos.

“Lentamente, toda la actividad está volviendo a la normalidad. Los pastos se están recuperando y los productores están volviendo a tener el ganado en sus fincas. Los costos de producción se habían aumentado. A los ganaderos les tocaba comprar suplemento o arrendar terrenos con pastos mejorados y pagar entre $18 mil o $20 mil por cabeza.

Ahora con las lluvias esos gastos van a reducir un poco”, puntualizó el funcionario del FNG.

El llamado para los ganaderos es a que no bajen la guardia y siempre estén pensando en desarrollar una ganadería sostenible. Es de vital importancia que permanentemente se esté guardando comida y cosechando agua para no depender siempre de las lluvias. (Lea: El consumo de agua por las praderas)

Tomado de: CONtexto Ganadero.
http://www.contextoganadero.com/regiones/primeras-lluvias-fueron-bien-recibidas-en-casanare