Nacional

Salud: Osteosarcoma, cáncer óseo que ataca principalmente a niños y jóvenes

El osteosarcoma es considerado como el tumor óseo más frecuente del mundo y su incidencia en adolescentes entre los 15 y 19 años es mayor que en otras poblaciones de acuerdo con especialistas en oncología. Por ejemplo, algunos estudios refieren que, al año, la aparición de esta enfermedad está entre 8 a 11 casos nuevos por cada millón de personas en el mundo.

Para la doctora Natalia González, oncologa pediatra, esta enfermedad se manifiesta usualmente con la presencia de un tumor cercano en los huesos más largos del cuerpo, específicamente en una zona denominada “metáfisis” (parte que une el centro del hueso con sus extremos).

Por lo tanto, “el tumor generado por la enfermedad aparece frecuentemente en lugares como el fémur distal, tibia proximal, húmero proximal y también podría afectar el cráneo la pelvis e inclusive el rostro”.

Algunos especialistas afirman que entre los síntomas de esta enfermedad el paciente podrá identificar dolor intenso, inflamación y un bulto firme en el área del hueso o la articulación que presenta dolor.

“En algunos casos, las personas que viven con osteosarcoma observan que los músculos en el brazo o la pierna donde se tiene el cáncer se ven más pequeños que los del miembro opuesto” menciona la especialista al agregar que “si el cáncer se ha desarrollado en el hueso de la pierna, la persona puede disminuir, parcial o total, el movimiento del miembro afectado y finalmente si el hueso se debilita en exceso podrá ocasionar una ruptura en el área del tumor”.

Factores de riesgo

Especialistas afirman que la gran mayoría de los casos de osteosarcoma se presentan de manera espontánea y sin alguna causa aparente; sin embargo, algunos estudios afirman que podrían existir factores que aumentan la probabilidad de padecer esta patología. Algunos de estos son:
· Exposición a irradiaciones
· Recibir quimioterapia con agentes alquilantes
· Predisposiciones genéticas

Pruebas y exámenes
En caso de detectar dolor, inflamación, perdida de movilidad, entre otros, el médico ordenará una radiografía del hueso. Si el examen muestra indicios de osteosarcoma tendrá que realizar otras pruebas que probablemente incluirán:
· Biopsia
· Análisis de sangre (LDH, fosfatasa alcalina)
· Prueba de imagen, tal como una resonancia magnética o tomografía computarizada, del área y de tórax
· Gammagrafía ósea de cuerpo entero o una exploración PET u otra prueba de imagen para comprobar si hay cáncer óseo en otras partes de su cuerpo

Tratamiento
El tratamiento para el osteosarcoma no ha presentado una evolución significativa en los últimos 30 años aproximadamente.3 Por eso, la cirugía es el tratamiento específico que se ha implementado en los últimos tiempos. Al respecto la doctora González afirma que el objetivo de la cirugía está en retirar el tumor de forma segura intentando preservar la función de la extremidad lo máximo posible.

Otra opción que tienen los pacientes y que podría aumentar la sobrevida de cura de las personas es el tratamiento multimodal, (quimioterapia – cirugía – quimioterapia). El objetivo de este es reducir el tamaño del tumor destruyendo las células cancerosas en el cuerpo para facilitar así el procedimiento quirúrgico.

Asimismo, la inmunoterapia es una nueva alternativa de tratamiento para el osteosarcoma, ya que permite estimular las defensas naturales del cuerpo con el fin de combatir este tipo de cáncer óseo. Esta estrategia ha demostrado una mejoría en el pronóstico de los pacientes reduciendo las probabilidades de un desenlace fatal.

Con los avances médicos, el osteosarcoma ha pasado de ser una enfermedad de carácter irremediablemente fatal a un proceso potencialmente curable cuya tasa de supervivencia a 5 años se sitúa entre el 50 y 70 por ciento utilizando las estrategias terapéuticas pertinentes.