Nacional

Defensoría denuncia que 304 personas fueron desplazadas por combates entre ELN y bacrim en Chocó

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, un total de 304 personas del departamento de Chocó fueron desplazadas por combates entre el ELN y las Autodefensas Gaitanistas, banda criminal de origen paramilitar.

«La mañana del sábado se presentaron enfrentamientos entre el ELN y las Autodefensas Gaitanistas en la comunidad Peña Azul, una vereda del municipio del Alto Baudó», comentó Luis Murillo, defensor regional del selvático Chocó.

El funcionario sostuvo que los 304 desplazados hacen parte de 108 familias, en las que hay niños y ancianos, y que ya llegaron a Pie de Pató, cabecera municipal del Alto Baudó, donde reciben atención.

Sin embargo, alertó porque hay otras ocho familias que no pudieron salir de Peña Azul y de las que se desconoce su suerte.

«Nuestra preocupación ahora es por estas personas, que huyeron por la selva y no conocemos su situación», añadió Murillo, quien aseguró que «al parecer» ya hay presencia de la fuerza pública en el lugar y que los combates cesaron.

El defensor indicó que la zona tiene dominio histórico del ELN, que hace casi un mes instaló diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos.

Pero hace tres años las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), remanentes de las milicias paramilitares desmovilizadas hace una década y brazo armado del Clan del Golfo, principal banda criminal del país, iniciaron una avanzada para tomar control del Alto Baudó, un territorio indígena y afrodescendiente cercano al Pacífico y a otros municipios importantes de la región, explicó.

Desde entonces se han producido desplazamientos masivos de «población vulnerable», especialmente indígenas sin escolarización y que nunca habían salido del medio rural, agregó.

«Es una situación sistemática de violaciones de los derechos humanos», aseguró Murillo, quien aseveró que la Defensoría lleva años alertando sobre esta problemática sin que las autoridades alienten «soluciones de fondo».

Las negociaciones entre Santos y el ELN, con unos 1.500 combatientes según cálculos oficiales, buscan alcanzar la «paz completa», tras la firma en noviembre de un acuerdo con las Farc.