Este lunes las centrales sindicales CUT y CTC, centros de estudio Cedetrabajo, ENS y Viva la Ciudadanía, además de OXFAM, le exigieron al Gobierno de Colombia una revisión del TLC con EE.UU., señalando que el pacto está impidiendo el desarrollo productivo, la soberanía nacional, los derechos ciudadanos y la protección del patrimonio natural de Colombia.

Jorge Enrique Robledo, senador, señaló que: “el Gobierno había prometido la apertura de ese mercado para tener más y mejores exportaciones e inversión, con producción y empleos colombianos, sin embargo transcurrido un lustro, los resultados no podrían ser más desastrosos para Colombia en términos de protección a la industria nacional”.

El sector agropecuario viene reportando pérdidas de 51.000 personas ocupadas laboralmente, según las centrales obreras, mientras que dentro de la industria manufacturera se perdieron 106.000 puestos de trabajo, la mayor pérdida en el período analizado.

También se dice que en términos de remuneración es posible ver que con la entrada en vigencia del TLC no fue garantía de un aumento en los niveles salariales de los ocupados.

Durante el año 2012, el 67,1% de los ocupados, es decir, 14’120.000 personas, devengaban entre 0 y 1,5 salarios mínimos mensuales legales vigentes (SMMLV), pero las centrales consideran que la situación empeoró para el año 2016, porque la tasa aumentó hasta el 70%, unas 15’508.000 personas.

El informe de las centrales frente al Plan de Acción Laboral (PAL), dice que: “las acciones del Gobierno colombiano con respecto a las solicitudes continuas de mejorar y apurarse en la implementación y apropiación de los compromisos asumidos, nunca han alcanzado las alturas de su propio discurso, que enfatiza el deseo de regular las relaciones laborales del país con enfoque proteccionista y garantista”.

El Secretario General de la CUT, Fabio Arias, indicó que: “la población trabajadora colombiana sigue sin acceso a sus derechos laborales básicos, con organizaciones sindicales que aún esperan un entorno socio-político y cultural en el cual puedan ejercer sus derechos sin miedo a la violencia, a los despidos injustos, al hostigamiento y el ostracismo social”.