Este sábado se conoció que el Gobierno de Colombia concedió refugio por 30 días a seis de los 33 magistrados juramentados en julio pasado por el Parlamento de Venezuela y quienes abandonaron su país después de que el presidente Nicolás Maduro ordenara su detención.

El magistrado Rafael Ortega dijo: «Ayer nos otorgaron el refugio», vía telefónica y detalló que también recibieron este beneficio sus colegas José Luis Rodríguez Piña, Rubén Carrillo, Gonzalo Oliveros, Gonzalo Álvarez y Evelyn D’Apollo.

Y agregó que Colombia cobijó además con esta medida a su esposa y sus dos hijos, así como a la esposa de otro magistrado.

Esta decisión se conoció después de la llegada a Bogotá de la exfiscal venezolana Luisa Ortega, de la que el presidente Juan Manuel Santos dijo que «se encuentra bajo protección del Gobierno colombiano» e indicó que «si pide asilo se lo otorgaremos».

Ortega explicó que la condición de refugiados les permite moverse libremente por Bogotá y acceder a los beneficios de seguridad social, entre otros asuntos.

Al ser preguntado si esta decisión puede tener repercusiones en las ya tensas relaciones entre Colombia y Venezuela, señaló que Bogotá actúa siguiendo las directrices del derecho internacional.

Y puntualizó que: «No sé cómo lo tomará el Gobierno venezolano, lo cierto es que el Gobierno colombiano actúa según el Derecho Internacional cuando se trata de perseguidos políticos».