Quemaron camiones con ayudas humanitarias en el puente fronterizo Francisco de Paula Santander

febrero 23, 2019 2:54 pm

Tags de esta nota:

Según reportes de voluntarios que hacen parte de la caravana que intenta ingresar la ayuda humanitaria a Venezuela, dos de los camiones con víveres fueron asaltados por simpatizantes del régimen de Nicolás Maduro y le prendieron fuego en el puente Francisco de Paula Santander en la localidad venezolana de Ureña.

El hecho lo confirmó el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, quien a través de un mensaje en Twitter rechazó lo sucedido, y advirtió que «La avalancha humanitaria es indetenible».

«En nombre de todo el pueblo venezolano le doy gracias a Colombia. Los voluntarios venezolanos que están intentado colaborar con el ingreso de la ayuda se han visto replegados no por Guardia Nacional sino por Fuerzas Armadas. En este momento están masacrando al pueblo venezolano en Santa Helena del Guairén y en San Antonio, pueblo fronterizo con Colombia cuando desde las 7 de la mañana no permitieron que se concentraran venezolanos para asistir a la ayuda humanitaria», señaló Guaidó.

La caravana con ayuda comenzó a moverse hacia los pasos fronterizos. Imágenes de televisión mostraron a Guaidó en uno de los camiones con insumos en dirección a uno de los pasos a territorio venezolano.

Un camión con ayuda cruzó al mediodía la frontera de Brasil hacia Venezuela, dijo el diputado opositor Miguel Pizarro en Caracas. El vehículo, sin embargo, no habría superado la aduana.

Pizarro también relató que un barco con ayuda ingresaría en próximas horas en aguas venezolanas con 200 toneladas de insumos.

En tanto, las localidades fronterizas venezolanas de Ureña y San Antonio, en el paso hacia Colombia, fuerzas de seguridad chocaban con habitantes y simpatizantes de la oposición que pedían la apertura de los puentes, cuyo cierre fue anunciado la noche del viernes por la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Al menos cinco uniformados, incluyendo un mayor, desertaron el sábado temprano a territorio colombiano en medio de la tensión en la región, según informó la autoridad migratoria nacional colombiana.

“No son desertores aquellos guardias y efectivos de las FFAA que decidan sumarse a nuestra lucha. Han decidido ponerse del lado del Pueblo y de la Constitución”, escribió en su cuenta de Twitter Guaidó, quien se proclamó presidente interino en enero.

Entre tanto, el presidente colombiano Iván Duque, en el acto formal de entrega de la ayuda a Guaidó en un punto de acopio en la ciudad colombiana de Cúcuta exigió “que se permita su ingreso de forma pacífica al territorio venezolano, para beneficio de quienes lo necesitan. Impedirlo es un atentado contra los derechos humanos y podría constituir un crimen de lesa humanidad”.

Coordinado desde Cúcuta por Guaidó, se adelanta la operación que intenta hacer entrar la ayuda desde las fronteras con Colombia y Brasil, con la ayuda de un ejército de voluntarios para que crucen los cargamentos de alimentos e insumos médicos donados por Estados Unidos y sus aliados.

La asistencia está del lado colombiano del puente internacional de Tienditas, que desde comienzos de mes está bloqueado con contenedores de camiones y otros obstáculos montados por soldados venezolanos.

Por su parte, el régimen de Maduro ordenó el cierre del puente Santander, el puente Unión y el Simón Bolívar, el paso peatonal binacional más importante, acordonado por la policía colombiana para garantizar la seguridad y apoyar el paso de la ayuda.

Guaidó desafía el bloqueo de la frontera acompañado por los presidentes de Colombia, Iván Duque; de Paraguay, Mario Abdo; de Chile, Sebastián Piñera; el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams.

Respaldado por Rusia, Maduro considera el ingreso de la ayuda el punto de partida de una intervención militar de Washington. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho que no descarta una acción militar en el país petrolero.

En Cúcuta, cerca de Tienditas, hay unas 600 toneladas de alimentos, kits de aseo e insumos médicos. Otras tantas toneladas de ayuda están en Brasil y Curazao.

El gobierno chavista cerró días atrás la frontera con Brasil, donde en la víspera murieron dos indígenas y 15 resultaron heridos en enfrentamientos con uniformados venezolanos, mientras que la isla caribeña aseguró que no enviará las cargas sin la autorización de Caracas.

«La sociedad está absolutamente movilizada. Más de un millón de voluntarios se registraron para esta hazaña que va a suceder», aseguró Guaidó en Colombia.

El secretario general de la ONU, António Guterres, urgió en la víspera al gobierno de Maduro a «no usar la fuerza letal contra manifestantes». En tanto, el secretario general de la OEA aseguró que el mandatario socialista sería un «cobarde» si ataca a personas desarmadas.

Santa Fe con agencias Reuters y AFP

Deja un comentario

cialis 20 mg viagra cialis fiyat