DEBATES ELECTORALES

octubre 21, 2019 1:01 pm

Por: Diego Calle Pérez.

Los departamentos, las ciudades capitales, los pueblos de diferentes categorías tienen los gobernantes que se escogen y se cuentan en las urnas.

La publicidad de volantes, pendones y pasacalles, siempre ha sido la tradicional manera de llegar al público acostumbrado a ver imagen y no contenido. Algunas campañas renovaron sus mensajes de siempre utilizando las redes sociales, facebook y whatsapp, que tienen influencia en la opinión de las nuevas comunicaciones.

El entusiasmo de la juventud, del desempleado, del jubilado, en las campañas electorales, hoy se hace más frecuente y con un sentido pragmático de esperar si alcanza a llegar el candidato que se apoya desde el comienzo de la contienda electoral.

Muchos candidatos confían en la imagen de quién los avala, ya no es un partido político, ya poco se habla del color rojo y azul, verde y amarillo, se habla de quien te acompaña en la tarima y señala tu nombre como si eso generara confianza, aunque no se tenga coherencia en el plan de gobierno que favorece tu campaña.

En las últimas elecciones, desde el 2004 de cuatro años, los fenómenos políticos han sido nombres que nunca han salido de un concejo municipal, de una terna de un partido político, en general, han salido de grupos empresariales, de corporaciones ambientales y de una apuesta por motivar la renovación administrativa de pueblos donde los mismos han sido alcaldes 3 y 4 veces.

Sobre las alcaldías y gobernaciones, resalta el número de candidatos a concejales y diputados. En pueblos donde escasamente había 2 para escoger uno, hoy nos encontramos que hay 5 y 6, como en la hípica, para escoger el que menos nos imaginamos, el que menos tenga coherencia y escoger el que supuestamente digan el que apoya la colectividad del partido. Muchas encuestas aparecen dando ganador al que pague la intención del voto. Otras encuestas trabajan con el miedo del cuento del país vecino.
https://www.fiercereads.com/wp-content/languages/new/dissertation-help.html

En conclusión, en lo local, gana la persona y no el partido político, lo que menos influye es el aval, sino quién maneja el fisco municipal con propuestas y programas que mejoren la vida cotidiana. Debates Electorales, democracia participativa.

Deja un comentario