PAROS Y VIOLENCIA CONTRA LA FAMILIA

diciembre 9, 2019 8:42 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (270)

SE DEBE PREVENIR Y CASTIGAR TODA FORMA DE VIOLENCIA

La Constitución ordena, EN PRIMER LUGAR QUE SE PREVENGA y en segundo lugar que se castigue toda forma de violencia dentro y contra la familia. Los colombianos somos folclóricos y a veces nos burlamos y hasta echamos leña a la hoguera en la que se incinera a la familia. Recientemente lo hemos vivido desde el pasado 21 de noviembre y los organizadores de los actos violentos amenazan con seguir destruyendo el entorno familiar de Colombia.

Dejemos claro que la Constitución no autoriza la PROTESTA y menos la VIOLENCIA por leve que sea. Autoriza las manifestaciones para expresar la inconformidad, pero bajo la condición de que sean pacíficas. El Gobierno parece que no tiene claro ese concepto o que le da miedo hacer efectivo el lema de nuestro escudo: LIBERTAD Y ORDEN. Hemos pasado y hasta toleramos que vivamos bajo el lema LIBERTINAJE Y DESORDEN.

En el desorden se mimetiza el vandalismo y con cierta complicidad declaramos inmunidad e impunidad para los instigadores y autores de la violencia y borramos toda opción de responsabilidad penal y la responsabilidad civil, la obligación de indemnizar la dejamos en manos DEL ESTADO, que en últimas somos nosotros mismos. Es el imperio de la desinformación, del desorden, de las contradicciones filosóficas y políticas.

NECESIDAD DE HACE AJUSTES Y HASTA CAMBIOS DRÁSTICOS PARA LOGRAR UN ACERCAMIENTO A LA JUSTICIA SOCIAL.

Colombia es uno de los países más inequitativos del mundo. El poder se ha utilizado para llenar de privilegios a unos pocos. La riqueza pública y la orientación de jugosas beneficios económicos de la actividad pública llena los bolsillos de unos pocos. Y el grueso de la población ignora esa actitud corrupta y en las elecciones hay quienes juegan su vida a favor del triunfo de los ladrones de los dineros y de los bienes del Estado y de sus empresas.

Lo vimos en la pasada campaña electoral. Un gran número de corruptos fue elegido y el triunfo fue celebrado con bombos y platillos y lechona, llanera, cerveza y pólvora. Comunidades y conductas difíciles de entender y comprender.

LOS ORGANIZADORES DEL PARO

Los de las mesas directivas, en estricto sentido son pocos, declararon el paro para complacer a los perdedores del certamen electoral de mayo de 2018, para cobrarle al Gobierno en cabeza del Señor Presidente su inconformidad con la impunidad de los de la FARC y su decisión justa de no seguir los diálogos con el ELN sin el previo cumplimiento de muestras de concordia y de suspensión de la comisión de delitos.

Y también se cobra al Gobierno la propuesta de ajustar el régimen de pensiones, los contratos de trabajo y el sentir popular, bien justificado, de las graves falencias en la prestación del servicio de salud y en la Administración de justicia que en sentido de las clases populares es un desastre, por la falta de garantía de derechos y por las decisiones polarizadas de fallos que se dictan en casos mediáticos y cuya petición de condena está fundada en odios, resentimientos y venganzas.

RESPONSABILIDAD PENAL Y CIVIL

El Presidente prometió que EL QUE LA HACE LA PAGA. El mecanismo de investigación, la incapacidad de muchos investigadores, la falta de preparación teórica y práctica de los funcionarios hace que cerca del 80% de los delitos queden impunes. Y hay delitos que afectan a la clase popular que ni siquiera avanzan en su etapa inicial. Por esta razón los afectados no denuncian. ¿Para qué, si no habrá justicia?

Y sabemos que el vandalismo causó daños por cerca de 50.000 MILLONES directos y miles de millones por daños indirectos.

Familias enteras que perdieron sus pequeños negocios, que no pudieron trabajar en medio de la informalidad y que no lograron ganar su diario vivir y tuvieron que pasar días sin alimentos, familias que se vieron afectadas porque sus hijos no recibieron clases, afectados por el incumplimiento de obligaciones que vieron suspendidas las diligencias judiciales y la súper congestión en la defectuosa administración de justicia, bienes públicos destruidos con saña y odio y orgullosamente divulgados por las redes sociales. Y las autoridades han callado para no reclamar frente a los responsables de estos crímenes y el pueblo que ha sido perjudicado, QUE ES LA INMENSA MAYORÍA, ha guardado silencio y le pide al Presidente y a los Alcaldes que les arreglen las oficinas destruidas, las estaciones de trasmilenio incineradas, las oficinas públicas hechas pedazos.

Los responsables de todos esos daños no pueden quedar sin sanción y además ser llamados reconociéndoles ventajas dizque para negociar y ellos con la pretensión de que el Gobierno claudique.

Quedan estas ideas a su consideración y la espera de sus comentarios.

En la próxima columna me referiré a los 13 puntos sobre los que reclaman los organizadores del paro.

SIGAMOS CULTIVANDO LA PAZ EN LA FAMILIA

Sigamos cultivando el respeto, las palabras decentes, la autoestima, el civismo, en nuestra familia, en nuestra sociedad y en Colombia para para tener un futuro en sana convivencia.

Bogotá, del 09 al 15 de diciembre de 2019

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiquecarlos Blog: www.ElComPAZ.com
www.vidaenfamilia.com.co
Telf. 3153467089

Deja un comentario