Imagen de archivo

El informe Semanal que hace ANIF, hizo una estimación del impacto que está teniendo la propagación del SARS-Cov-2 sobre el empleo y el ingreso de los hogares, con pérdidas de $5.8 billones (0.5% del PIB) en marzo-abril de 2020, cifra que podría aumentar hacia los $12.5-$26.9 billones (1.1%-2.4% del PIB) en caso de prolongarse el aislamiento hasta mayo-junio.

Nótese cómo esto implicará un menor dinamismo de la demanda agregada (por el lado del consumo de los hogares) y el crecimiento del PIB, que ahora estimamos en solo 0.5% para 2020 (vs. el anterior 1.8%), bajo un escenario de rápida recuperación en el segundo semestre del año.

En caso de persistir la crisis de salud pública y prolongarse por mayor tiempo el período de aislamiento, el escenario macroeconómico del país podría ser aún más complejo, con una contracción de -0.7%.

ANIF reitera la necesidad de implementar un plan de reinicio de la economía, una vez termine el aislamiento preventivo obligatorio (que esperamos no se extienda más allá de abril), el cual deberá desarrollarse por etapas:

(1) Aislamiento para los más vulnerables (adultos mayores y enfermos crónicos o de base)
(2) Retorno paulatino a las actividades económicas de la población no vulnerable, para “reiniciar” la economía, requiriendo de la priorización de algunos sectores y la implementación de medidas ajustadas a cada actividad económica
(3) Aplicación de pruebas masivas de diagnóstico (aislamiento a los diagnosticados que tengan resultado positivo) y apoyo en tecnología para hacer seguimiento
(4) Atención en hospitales y clínicas a las personas con complicaciones de salud.

Documento completo de ANIF: http://www.anif.co/sites/default/files/archivosgenerales/1503.pdf