Municipio de Landázuri fue militarizado y amaneció bajo toque de queda, tras doble masacre

–Para controlar el orden publico y evitar eventuales nuevos actos de violencia, se decretó la noche anterior el toque de queda y se militarizó el municipio de Landázuri, Santander, mientras que la Fiscalía General de la Nación desplazó un equipo de fiscales, criminalísticos e investigadores del grupo de homicidios colectivos para emprender actos urgentes que permitan apoyar investigación y esclarecer con prontitud la doble masacre registrada en la madrugada de este domingo, por un lado cuatro integrantes de una familia y por otro, cuatro hombres que fueron linchados hasta la muerte por los habitantes de la región.

Tal como lo informamos oportunamente aquí en la web de Radio Santa Fe, los hechos se registraron hacia las 12 y 30 de la madrugada en la vereda Buenos Aires, del corregimiento Plan de Armas, donde inicialmente fueron asesinados a cuchillo el profesor Álvaro Díaz, su esposa y dos hijos.

Los autores del múltiple crimen, de nacionalidad venezolana, actuaron con escalofriante sevicia, pues además de ultimar a las víctimas con armas cortopunzantes, incendiaron su vivienda e incineraron los cuerpos.

Luego, tras el llamado de auxilio de una mujer, de nombre Natalia Calle, que escapó con vida, pero herida, los vecinos del lugar se organizaron y fueron en búsqueda de los homicidas y tras capturar a cuatro de ellos, hicieron justicia por su propia mano, dándoles muerte.

El gobernador de Santander, Mauricio Aguilar Hurtado informó así sobre los hechos:

Sobre los móviles del múltiple crimen inicial son varias las hipótesis que se manejan, entre ellas de que habría sido consecuencia de un negocio que habría hecho el docente con los agresores, aparentemente relacionado con carbón, producto que se explota ampliamente en la región y en cuya actividad comercian y trabajan migrantes venezolanos.

La Defensoría del Pueblo rechazó el asesinato del profesor, su esposa y sus dos hijos, un adolescente de 15 años y una niña de 13 años, en zona rural de Landázuri, y expreso su solidaridad para los familiares y la comunidad.

La Defensoría advirtió que este no es el único hecho de violencia que se ha registrado en el departamento de Santander.

Este domingo también, en el municipio de Puerto Wilches, en desarrollo de una riña, una bala perdida impacto a una señora que se encontraba en inmediaciones del lugar pereciendo casi en forma instantánea.

Por otro lado, en Barrancabermeja, fue asesinado por sicarios el líder de la Unión Sindical Obrera, USO, Sibares Lamprea.

Sujetos que se movilizaban en una motocicleta le dispararon a corta distancia, en el parque Camilo Torres, cuando salía del velorio de su abuelo.

Sibares Lamprea se desempeñaba como secretario de asuntos administrativos de la Unión Sindical Obrera e integraba la Asociación de Guardas de Seguridad de Barrancabermeja.

La Defensoría del Pueblo exigió respeto por la vida e integridad de los líderes sociales que trabajan por los derechos de los trabajadores.

Recordó que hacía pocos días, a través de la Regional Magdalena Medio y la Delegada de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, estuvo reunida con líderes sociales de Barrancabermeja, haciendo seguimiento a casos de amenazas contra sindicalistas.

Finalmente indicó que se mantienen abiertos los canales de mediación para superar los conflictos sociales y laborales que se registran en esta zona.