Nacional

Jefe de la ONU reconoce avances en implementación de la paz en Colombia, pero pide complementar ceses al fuego y contener la guerra territorial de grupos armados

–En su nuevo informe ante el Consejo de Seguridad sobre la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, el Secretario General Antonio Guterres reconoció avances significativos en la implementación del Acuerdo de Paz, pero pidió al gobierno reforzar los compromisos en materia de protección de la población y complementar los ceses al fuego con la pronta implementación de los mecanismos de garantías de seguridad del Acuerdo Final.

«La violencia sigue siendo preocupante en regiones específicas», advierte el informe y detalla que entre enero y mayo de 2024, OCHA registró 28,151 personas afectadas por desplazamientos masivos y 53,065 personas confinadas en 11 departamentos, incluyendo Bolívar, Cauca, Chocó y Nariño.

António Guterres resalta el impacto desproporcionado que sufren poblaciones afrocolombianas e indígenas y las mujeres en algunas regiones, en medio de la lucha por el control territorial entre los diferentes actores armados.

Por ello, recuerda la importancia de fortalecer los compromisos en materia de protección de la población y de complementar los ceses al fuego con medidas inmediatas y concretas en beneficio de las comunidades, incluyendo “la pronta implementación de los mecanismos de garantías de seguridad del Acuerdo Final, así como la presencia efectiva e integral del Estado en todo el territorio nacional”.

El jefe de la ONU saluda la emisión del decreto que adopta formalmente la política pública para el desmantelamiento de grupos armados ilegales y organizaciones criminales, así como su plan de acción. “Se trata de un importante compromiso pendiente del Acuerdo Final para abordar los factores estructurales de la persistencia de la violencia”, añadió.

En su informe, António Guterres, saluda que, durante el periodo del reporte, el presidente Gustavo Petro, constatando los retos pendientes, reiteró su compromiso con la implementación integral del Acuerdo Final de Paz. El reconocimiento de tal responsabilidad histórica es reflejo, así mismo, del deseo de millones de colombianas y colombianos de alcanzar una paz que corresponda a sus anhelos de justicia social y cese de la violencia, puntualiza

“El proceso de paz colombiano ha dado resultados significativos y ha sentado las bases para seguir avanzando. Los colombianos y colombianas tienen ahora la oportunidad de consolidar y ampliar el alcance de la paz en el país. Esto requerirá voluntad política, la participación activa de todos los sectores de la sociedad y acciones concretas”, afirma Guterres.

En el periodo reportado, que cubre del 27 de marzo al 26 de junio de 2024, el Secretario General reconoce un avance notorio en los esfuerzos de coordinación y coherencia entre las diferentes entidades con responsabilidad en el Acuerdo Final de Paz.

Por primera vez desde la firma del Acuerdo, las partes iniciaron el proceso de revisión del Plan Marco de Implementación para acelerar resultados. De igual manera, resalta el plan de choque desarrollado por el Departamento Nacional de Planeación y la Unidad de Implementación del Acuerdo, así como la expedición del decreto que busca impulsar el Gabinete de Paz. Todos estos son desarrollos alentadores para la aceleración de la implementación del Acuerdo.

“Es imperativo que haya un compromiso inequívoco de todas las entidades gubernamentales para dirigir esfuerzos y recursos hacia la implementación del Acuerdo”, agrega.

Respecto al avance en la Reforma Rural Integral, precisa que del total de hectáreas adquiridas en la actual administración, 85,002 hectáreas fueron adjudicadas.

Afirma que si bien es un paso importante, está aún lejos del objetivo de 3 millones de hectáreas contemplado en el Acuerdo.

«Es necesario acelerar los esfuerzos de adjudicación de tierras con activos productivos. Se resalta, así mismo, la participación lograda en el diálogo con las nuevas autoridades locales y regionales que resultó en la inclusión de iniciativas PDET (Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial) en el 97 por ciento de los planes de desarrollo de los 170 municipios priorizados.

El Secretario General señala que “para avanzar en la implementación de la reforma rural integral son necesarios esfuerzos concertados del Gobierno y las instituciones estatales. La participación activa al más alto nivel institucional es clave para lograr una ejecución coordinada, estratégica, eficaz y oportuna de los recursos sin precedentes asignados a la reforma rural”.

António Guterres resala, así mismo, el avance en la estrategia de reincorporación comunitaria al haberse definido planes de acción conjuntos entre firmantes de paz y miembros de la comunidad en 66 municipios. “La implementación continua de la estrategia ayudará a prevenir la estigmatización de los excombatientes y a reforzar los procesos de reconciliación”, indica.

Respecto a las garantías de seguridad para comunidades y excombatientes, según el documento, el segundo trimestre de 2024, en comparación con el trimestre anterior, presentó una reducción en las cifras de homicidios contra excombatientes de las FARC-EP (pasando de 11 a 5) y de asesinatos reportados de defensores de derechos humanos y líderes sociales (de 42 a 25). Desde la firma del Acuerdo Final, 421 excombatientes (incluyendo 11 mujeres, 51 indígenas y 57 afrocolombianos) han sido asesinados, 142 han sobrevivido a intentos de asesinato y 40 han sido reportados como desaparecidos.

En cuanto a las sanciones propias que emitirá la JEP, el Secretario General exhorta “al Gobierno a que no escatime esfuerzos para crear, de manera oportuna, las condiciones necesarias para la implementación de las sanciones propias”.

Por otro lado, insta a los comparecientes que no lo han hecho a cumplir su obligación con la contribución de la verdad y reconocimiento de responsabilidad por los crímenes cometidos durante el conflicto.

El Secretario General destaca, además, los esfuerzos que se están llevando a cabo para encontrar un terreno común de entendimiento entre las diferentes visiones sobre el alcance de la JEP.

António Guterres resalta de nuevo la complementariedad fundamental entre la plena implementación del Acuerdo Final de Paz y los esfuerzos que están teniendo lugar para resolver por la vía de la negociación el conflicto armado.

“El Acuerdo pretende abordar las causas profundas del conflicto y promover transformaciones esperadas desde hace mucho tiempo. El diálogo con otros grupos armados ofrece una clara oportunidad para abordar la violencia actual en el campo, que ha impedido una implementación más completa del Acuerdo”, explica Guterres. Así mismo, los resultados de la implementación del Acuerdo sientan un precedente importante para cualquier iniciativa de paz en curso o futura.

Refiriéndose a las negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Secretario General reconoce los avances alcanzados durante el periodo del informe, entre ellos la firma del Acuerdo sobre el Proceso de Participación de la Sociedad en la Construcción de la Paz y la continuación del cese al fuego, observado por ambas partes en términos generales. De igual manera, hace un llamado a las partes a seguir resolviendo sus diferencias en la mesa de negociación.

Con respecto a la negociación con el llamado Estado Mayor Central (EMC), señala que, pese a la crisis experimentada y la decisión de frentes de salirse del proceso, la permanencia del diálogo y la definición de iniciativas concretas de transformación regional en el oriente del país suponen un paso positivo.

El Secretario General saluda, así mismo, la reciente instalación formal de la Mesa de Diálogos con la Segunda Marquetalia y la reconoce como un paso importante para la paz de Colombia y una oportunidad para que comunidades afectadas por la violencia se vean beneficiadas de los resultados que logre el proceso de negociación.

Frente a estos esfuerzos de lograr la paz a través del diálogo, acompañados por Naciones Unidas, el Secretario General resalta que los mismos requieren la buena fe de todas las partes y gestos de paz y humanidad. Así mismo, reiteró su llamado “a todos los actores armados para que respeten la vida, la integridad, las libertades y el bienestar de los civiles y las comunidades, y para que eviten todo acto que les afecte negativamente”.

Colombia, y especialmente las comunidades más afectadas por el conflicto, mantiene altas expectativas frente a la implementación del Acuerdo Final de Paz. El Secretario General reitera el compromiso de Naciones Unidas de seguir acompañando a todos los sectores en este esfuerzo, que debe unir al país.

El informe del Secretario General será presentado por el Representante Especial del Secretario General en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, este 11 de julio de 2024.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *