No hay nada más pornográfico que una gorda en pelota. Y no me refiero exclusivamente (sería sesgado) a la gorda Fabiola, nuestra querida actriz, que se acaba de desnudar para SOHO. Tampoco a Yidis Medina que –sin tener con qué- no resistió a la tentación de competir con las modelos que aparecen en la revista. Me refiero a todas las gordas.

Tampoco es que odie las gordas. Con excepción de las gordas de Botero, -simple y llanamente- me parece que no son “presentables” en una revista bonita, dispuesta para la buena literatura, las curvas femeninas y los rostros hermosos.

Entiendo que Daniel Samper junior presente feuras como las señaladas para burlarse de ellas o provocar a los lectores, pero considero un desperdicio hacerlo. Casi una depravación.

Es posible que “polilla”, el buen humorista y sufrido esposo de la gorda Fabiola encuentre chistosa la publicación, (y se la gocen en familia), pero me parece una falta de respeto con quienes compramos SOHO para ver mejores cosas que las ordinarias que al día se-nos presentan.

A propósito: ¿Fue en esa misma revista que mostraron a Florence Thomas, groséramente desnuda, con sus carnes flácidas, sus senos mirando al suelo y llegando a la cintura?

Lo de Faustino Asprilla, en cambio, me pareció perfecto. Sobre todo por el engaño en que cayeron muchos. Y muchas. Quienes pensaban que el negro se iba a presentar con una artillería memorable, más temible que los cañones que se exhiben en el Castillo de San Felipe, se encontraron con una alegre decepción.

Faustino exhibió sus órganos empequeñecidos (por la edad o por el uso) y nos dejó a todos los demás mortales en capacidad de competir para fotos similares, sin frotaciones ni maquillajes de ninguna clase, como entiendo que le hicieron al negro para las referidas fotos.

Es posible que alguien se esté preguntando qué autoridad tengo para referirme a estos temas y criticar decisiones del director de la revista SOHO.

La tengo. Y mucha. Durante varios años, como sub director de El Espacio, escogí las fotos de la mona que sale en pelotas al lado de Juan Sin Miedo. Esa tarea, el horóscopo y los consejos sexuales (además de la crónica política, en última instancia) fueron de mi responsabilidad. Y mis resortes.

98 respuestas a «PORNOGRAFÍA»