Policía de Bombay toma el control de uno de los hoteles y libera a los rehenes

noviembre 27, 2008 6:48 am

La situación en Bombay, tras la oleada de atentados que han causado más de 100 muertos y 300 heridos, parece que empieza poco a poco controlarse, después de que las fuerzas de seguridad iniciaran esta mañana una operación para tomar el control en los dos hoteles tomados por los terroristas del grupo ‘Deccan Mujahidin’.

El jefe de la policía de Bombay ha informado de que la situación de peligro ha finalizado en el hotel de lujo Taj Mahal, donde al parecer permanecían muchos huéspedes encerrados en sus habitaciones que ya han sido evacuados por las fuerzas de seguridad. Sin embargo, el peligro continúa en el otro hotel cercado por los terroristas, el Oberoi Trident.

«Toda la gente que estaba dentro ha sido rescatada», declaró Roy al canal de televisión NDTV. «No obstante, sigue habiendo rehenes en las habitaciones, no sabemos cuántos», añadió.

Las fuerzas de seguridad indias se preparan para asaltar el hotel Oberoi Trident y un centro israelí en Bombay que también había sido tomado por los terroristas.

Es en este hotel se encuentran tres empresarios españoles, concretamente en una de las habitaciones de la planta 14 del hotel, a la espera de que los terroristas se rindan o de que lleguen las fuerzas de seguridad. De hecho es la situación de estos tres empresarios lo que más preocupa al Gobierno. Se trata de un representante de la empresa Isolux, otro de Ferrovial, y un empresario español que trabaja en Qatar.
[foto de la noticia]

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha indicado que los tres españoles, que se encuentran en una planta diferente a la de los terroristas, están en una situación «un poco más arriesgada», aunque permanecen en contacto con las autoridades españolas en la India.

El embajador de España en la India, Ion de la Riva, confirmó que tiene constancia de que Rafael Deaux y María Rosa Romero, un matrimonio español, se encontraban entre los heridos. Ambos están ingresados en la UVI de un hospital de la ciudad, aunque esto se debe a que no había lugar en planta para ellos y no a la gravedad de sus heridas, según dijo el cónsul de España en Bombay, César Alba Fúster.

«Él tiene la cadera rota y ella, esquirlas de granada en distintas partes de su cuerpo. No he podido hablar con ellos, pero en el hospital me han asegurado que están bien», dijo por teléfono el cónsul.

Tomado de elmundo.es

Los comentarios están cerrados.