Cuatro de los diez soldados colombianos que empezaron desde la semana el ascenso del cerro Aconcagua, el pico más alto de América, lograron hoy su objetivo. Su objetivo es rendir homenaje a los militares heridos y caídos en combate.

Los ex oficiales, pertenecientes a la Liga de Discapacitados de Las Fuerzas Armadas de Colombia, desde la semana pasada iniciaron el ascenso a la cumbre del cerro situado al oeste de Argentina, en la Cordillera de los Andes.

«Vamos a colocar la bandera de Colombia en la cima. Por primera vez un equipo de alto rendimiento de montañeros, que perdieron sus piernas en combate, estará escalando este cerro», afirmó en su momento Nelson Cardona, uno de los deportistas discapacitados que participó de la expedición ‘Huella 2009’.

Nelson Cardona es un escalador profesional que perdió parte de una pierna al caer de un precipicio mientras escalaba.

La liga colombiana de montañeros discapacitados, en su mayoría víctimas de minas sembradas por la guerrilla colombiana, surgió en 2006 y desde entonces sus integrantes han ascendido a varias cumbres de su país.

«Todos somos discapacitados, somos un grupo muy unido y estamos dando el ejemplo para que los demás se den cuenta de que la imposibilidad sólo está en la cabeza de cada uno», manifestó Edgar Cardona, otros de los montañeros de la expedición.

Un escalador inglés, otro italiano y un guía argentino de montaña murieron la semana pasada en el cerro de 6.962 metros de altura, mientras otros tres italianos se recuperan en una clínica de Argentina luego de haber sido rescatados del denominado ‘techo de América’.