Como en las viejas películas del oeste norteamericano, hay sujetos dedicados a la cacería de indios.

Inexplicable e inaudito, pero cierto. Presumiblemente son las Farc las autoras de los crímenes, según las primeras pesquisas realizadas por organismos internacionales.

Lo sabrán ellos.

Esas ONGs que le atribuyen la responsabilidad a la guerrilla. Y obviamente los mismos subversivos, si es que admiten tan insólita, desproporcionada e infame acción.
Son 20 indígenas asesinados y al parecer 100 retenidos contra su voluntad. ¿Porqué y para qué?…es cosa que no conocemos todavía. El gobierno tampoco ha entregado su versión oficial al respecto.

La comunidad Awá (la perseguida miserablemente) es –según estudiosos- descendiente de los primigenios aborígenes de la región sur de Colombia, en límites con Ecuador.

Los Awá –dicen los libros- son hábiles pescadores y cazadores. Los hombres usan camisas siempre de colores claros y pantalones oscuros. Botas de caucho. Las mujeres vestidos largos de tela sencilla, blusas.

Habría unos 3 mil entre Putumayo y Nariño. Están organizados en cabildos indígenas. Y ahí puede estar el problema: ESTAN ORGANIZADOS.

Sus propios líderes lo han repetido: coinciden en la lucha por la unidad en la diferencia o la diversidad. Por el respeto, el territorio, la conservación de los recursos naturales, la tolerancia, la convivencia pacífica, la autonomía administrativa (política, cultural y jurídica).

Cosas que parecen tan sencillas y obvias…..pero que no les gustan a otros. Quienes los están masacrando por estos días.

4 respuestas a «EL EJERCICIO DE MATAR INDIOS»