El concejal de Cambio Radical, Julio Cesar Acosta, citante del debate de control político desarrollado este viernes en el Concejo de Bogotá, expuso 4 problemáticas en torno al SITP, la accidentalidad, los abusos laborales a los conductores, el mal estado de la flota y los pasajeros fantasmas.

Respecto a la accidentalidad, reveló que diariamente ocurren en promedio 18 accidentes que involucran a un bus del SITP. De 4.295 accidentes ocurridos en 2015 se incrementó la cifra a más de 5.000 en 2016, mientras que los lesionados pasaron de 50 en 2015 a 76 en 2016.

Dicha accidentalidad está directamente relacionada con el mal estado de los buses, preciso el concejal Acosta. Al respecto afirmó que la Administración no está haciendo revisión al estado de los buses, preguntó ¿hasta cuándo operarán los buses SITP provisionales?

Al respecto, el presidente de Asopartes, Tulio Zuloaga afirmó que el gremio del SITP le adeuda a autopartes 145 mil millones de pesos y por esa razón el gremio decidió no venderles más repuestos, entonces ¿de dónde obtienen los repuestos los operadores del SIPT? preguntó el señor Zuloaga.

Adicionalmente el concejal Acosta presentó denuncias sobre abusos laborales a los conductores. Por medio de testimonios, evidenció extenuantes jornadas de trabajo, ausencia de lugares apropiados para descansar, y de baños, además deben empezar recorridos a primera hora desde sectores muy retirados de sus lugares de residencia. “La Secretaría de Movilidad no ha hecho nada por brindarles seguridad laboral a los conductores”, afirmó.

Finalmente evidenció, también con videos, los recorridos con los pasajeros fantasmas. De 500 km que recorre un bus en promedio, entre 40 y 50 km los recorren desocupados. “En promedio son 300 mil millones de pesos que se están pagando por recorridos sin pasajeros” afirmó el concejal.

Los cuestionamientos al SITP continuaron por parte de los demás concejales de bancada. Roberto Hinestrosa preguntó, entre otras cosas ¿el Distrito seguirá sumiendo el déficit fiscal del SITP? Yefer Vega también cuestionó el mal estado de los buses. “En este debate estamos reclamando institucionalidad” expresó el cabildante.

José David Castellanos cuestionó la inseguridad en los buses y propuso desarrollar una aplicación móvil para calificar el servicio de los conductores y la condición mecánica de los buses. Rolando González preguntó ¿cuántas rutas zonales siguen circulando por el mismo corredor vial de Transmilenio? Pues el hecho de que funcionen paralelamente los buses rojos y los azules afecta financieramente al sistema, por otra parte, “los recorridos largos compartidos entre operadores termina convirtiéndose en una guerra el centavo”, expresó el cabildante.

A su turno el Secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo expresó que el transporte público de alta calidad que requerimos exige corredores que le den toda la prioridad a los pasajeros, por eso la Administración presentó una propuesta de movilidad a largo plazo. Afirmó que a corto plazo se van a implementar carriles preferenciales en vías como la Avenida Boyacá y que a más tardar en el mes de marzo se cambiará el esquema provisional del SITP.

Mientras que la gerente de Transmilenio Alexandra Rojas, dijo que es imposible revisar uno a uno los más de 9 mil vehículos del sistema. En cuanto a las condiciones laborales de los conductores afirmó que es responsabilidad de los operadores por cuanto no son funcionarios de Transmilenio. En cuanto a los pasajeros fantasma afirmó que los kilómetros sin pasajeros no son remunerados.

Concejales de todas las bancadas intervinieron al final y coincidieron en que el SITP necesita una reingeniería que redunde en la mejor prestación del servicio, la mejora de las condiciones laborales de los conductores y en la optimización financiera del sistema.

Una respuesta a «El SITP, un dolor de cabeza para los bogotanos»