Internacional Tema del Día

Ecuador envía notas de protesta por declaraciones de Maduro y Evo Morales frente a caso de Rafael Correa

— El gobierno de Ecuador envió este miércoles una nota de protesta a Venezuela y Bolivia, por las declaraciones que emitieron sus respectivos presidentes, Nicolás Maduro y Evo Morales, en solidaridad con el expresidente Rafael Correa, tras la decisión de una jueza de ordenar prisión preventiva y emitir una orden de captura internacional en su contra.

El canciller ecuatoriano, José Valencia, anunció que se llamó a consulta a los embajadores de Venezuela y Bolivia, para que expliquen los pronuncimientos de Maduro y Morales.

El texto del comunicado de la presidencia de Ecuador, es el siguiente:

Gobierno ecuatoriano presenta notas formales de protesta a Bolivia y Venezuela por el caso del ex presidente Correa

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, informa que frente a la campaña internacional de desprestigio a la Función Judicial del Estado ecuatoriano, el canciller de Ecuador José Valencia, convocó hoy al cuerpo diplomático de Bolivia y Venezuela, acreditado ante el Gobierno del Ecuador, a fin de informar que el caso de plagio y asociación ilícita que se sigue en la Corte Nacional de Justicia, en contra del ex presidente Rafael Correa Delgado, investiga delitos de la acción penal pública.

“Vemos con inquietud los pronunciamientos de los presidentes de Venezuela y Bolivia en relación a la orden prisión preventiva dictada por la justicia ecuatoriana en contra del ex presidente. Por esto hemos presentado notas formales de protesta y hemos convocado a sus embajadores en nuestro país para que expliquen la postura de sus gobiernos con respecto a la problemática interna de nuestro país”.

La Corte Nacional de Justicia informó que el proceso judicial se desarrolla apegado al ordenamiento jurídico ecuatoriano y observando todas las garantías constitucionales y procesales, sin ningún tipo de injerencia de terceros». Fin del comunicado.

El martes pasado, la Fiscalía de Ecuador solicitó prisión preventiva contra el expresidente Rafael Correa, en el marco de la investigación por el intento de secuestro en Colombia de un exlegislador ecuatoriano en 2012.

La solicitud la realizó Paúl Pérez, fiscal general encargado, durante una audiencia de revisión de medidas cautelares aplicadas a Correa en el caso de Fernando Balda y que tuvo lugar en la Corte Nacional de Justicia (CNJ), en Quito.

La defensa de Fernando Balda, presente en el lugar, apoyó la petición del fiscal y será la jueza Daniela Camacho quien decida si acoge o no el pedido del fiscal.

Correa, que reside en Bélgica desde hace un año, debió acudir el lunes a la CNJ en Quito, pero a su libre albedrío se presentó en el Consulado de Ecuador en Bélgica, como presunto cumplimiento de la medida cautelar que le había sido impuesta tras su vinculación penal al caso el pasado 18 de junio.

El expresidente, que gobernó Ecuador entre 2007 y 2017, ya había comparecido anteriormente desde el Consulado en Bélgica mediante videoconferencia en una vista voluntaria en la fase de investigación del caso.

Correa rechazó cualquier participación, asegura que no existen pruebas sobre su presunta implicación personal en los hechos, y denuncia que es objeto de una persecución política y mediática.

Este miércoles, Rafael Correa se pronunció nuevamente sobre el caso y calificó la orden de detención emitida por la justicia ecuatoriana como un “complot” del actual gobierno ecuatoriano contra él y aseguró que Interpol rechazará la petición.

En una entrevista con la AFP, Correa afirmó: “Hay toda una hoja de ruta (…) Hay todo un complot”.

“Me vinculan a un caso sin tener ninguna prueba, con base en el testimonio de un policía que pasó siete horas el día anterior con el fiscal aprendiéndose la lección, diciendo que el presidente lo ha llamado para pedirle que secuestre a Balda”, defendió el mandatario de Ecuador entre 2007 y 2017.

Para Correa, que reside actualmente en Bélgica junto a su familia, el “gobierno” de su sucesor, Lenín Moreno, está “sin dudas” detrás de este plan. “Él está detrás de todo esto, de la judicialización de la política”, agregó.

El ex presidente denunció que Moreno “se reunió con Balda, se reunió con el anterior fiscal para meter preso a Jorge Glas, quien fue vicepresidente con Correa” y que “delegados del gobierno” intentaron presionar a personas “clave” para que testificaran en su contra.

La circular roja Interpol “no va a tener ningún éxito”, ya que esta organización de cooperación policial internacional “toma su tiempo, analiza el caso y de ser político lo desecha” y “más político que esto no hay”, agregó.

Pero, en caso de que la solicitud prosperase, Correa estimó que Bélgica, en donde no descartó solicitar el asilo, jamás daría trámite “a una barbaridad así”. “Jamás un país tan garantista (…) va a dar paso a una extradición o una orden de prisión tan injusta”.

Y, sobre un eventual regreso a Ecuador, aseguró que volver “sería casi un suicidio en las condiciones actuales”. “Si fuera soltero lo haría”, apuntó el ex presidente, recordando que cuando dejó el cargo, le prometió a su familia varios años de estancia en Bélgica, de donde es oriunda su esposa.