Noticia Extraordinaria

Guterres pide acciones concretas en cumbre de ONU sobre clima

— El secretario general de la ONU, António Guterres, exhortó este lunes a tomar medidas concretas en la Cumbre sobre la Acción Climática convocada por él, en medio de una cada vez más grave crisis relacionada con el clima.

En la ceremonia inaugural de la cumbre, Guterres dijo que «esta no es una cumbre climática para hablar. Ya tuvimos suficientes discursos. Esta no es una cumbre climática de negociación porque no negociamos con la naturaleza».

«Desde el principio dije que el boleto de entrada no es un bello discurso, sino la acción concreta», agregó.

Guterres citó desastres climáticos que van del aumento en el nivel de los mares hasta la acidificación de los océanos, desde el derretimiento de los glaciares hasta la decoloración de los corales, desde la crecientes sequías hasta los incendios forestales, y desde las ardientes olas de calor hasta las intensas tormentas.

Para hacer frente al cambio climático, dijo, «la tecnología está de nuestro lado. Ya existen sustituciones tecnológicas fácilmente disponibles para más del 70 por ciento de las emisiones de la actualidad».

Guterres hizo un llamado para dejar de «subsidiar la agonizante industria de los combustibles fósiles y para dejar de construir cada vez más centrales eléctricas de carbón».

También exhortó a acelerar el apoyo financiero para los esfuerzos climáticos, incluyendo el reabastecimiento del Fondo Climático Verde, y a cumplir el compromiso de los países desarrollados de movilizar 100.000 millones de dólares al año de fuentes públicas y privadas para el 2020 para mitigación y adaptación en países en desarrollo.

Después de enfatizar la importancia de la adaptación, Guterres dijo que incluso si el mundo logra reducir las emisiones, muchas personas ya viven con los dramáticos efectos del cambio climático.

Por lo tanto, la adaptación se ha convertido en importante prioridad y en una condición esencial para aumentar la resiliencia de los países y las comunidades con el fin de evitar el sufrimiento humano.

La ceremonia inaugural también incluyó una sesión de diálogo entre Guterres y representantes juveniles.

Se espera que cerca de 100 líderes de gobierno, empresas y sociedad civil, muchos de ellos jefes de Estado y de gobierno, tomen la palabra durante la cumbre.

La reunión sirve como plataforma para que los líderes climáticos eleven la ambición política que tenga como resultado compromisos fortalecidos e irreversibles para actuar en los planes climáticos nacionales con el fin de reducir significativamente las emisiones.

Guterres ha dado prioridad a nueve carteras de acción: finanzas, transición energética, transición industrial, soluciones basadas en la naturaleza, infraestructura, ciudades y acción local, resiliencia y adaptación, juventud y movilización, transición social y ambición de mitigación.

Los compromisos y acciones asumidos durante la cumbre serán incluidos en un resumen por el secretario general de la ONU al final de la reunión.

El Acuerdo de París, un histórico pacto sobre el clima logrado en 2015, promete mantener el calentamiento global «muy por debajo» de los dos grados centígrados sobre los niveles preindustriales y luchar por reducir el límite de 1,5 grados centígrados.

En un informe científico emitido el año pasado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU se dejó en claro que el mundo debe luchar por limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados o menos.

De conformidad con este objetivo, Guterres pidió a los líderes llegar a la cumbre con promesas que concuerden con la reducción de las emisiones de gases de invernadero en 45 por ciento para 2030 y después a cero neto para 2050.

Un principio clave del Acuerdo de París es que las naciones deben endurecer sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) cada cinco años para reforzar la lucha contra el calentamiento global.

Puesto que la primera oportunidad para hacerlo será el 2020, la cumbre de la ONU es vista como una catapulta hacia al hito de los primeros cinco años del Acuerdo de París.

Las actuales NDC ubican al mundo en una vía orientada hacia un aumento en las emisiones de cerca de 10,7 por ciento por arriba de los niveles de 2016 para 2030, de acuerdo con un análisis de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, rotundamente en contra del llamado del secretario general de la ONU de realizar reducciones profundas.

En las declaraciones inaugurales, Guterres dijo que de junio a agosto de este año se produjo el verano más caliente jamás registrado del hemisferio norte y el segundo invierno más cálido jamás registrado en el hemisferio sur, y que de 2015 a 2019 se produjeron los cinco años más calientes jamás registrados.

La víspera de la cumbre, Naciones Unidas publicó un informe en el que indicó que aún no hay señales de un apogeo en las emisiones globales, aunque han estado aumentando con más lentitud que la economía global.

Indicó que en 2018, la concentración de dióxido de carbono global fue de 407,8 partes por millón (ppm), 2,2 ppm más alta que en 2017. Las emisiones de dióxido de carbono subieron dos por ciento y llegaron a la cifra récord de 37.000 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2018.

Las actuales tendencias económicas y energéticas indican que en 2019 las emisiones serán al menos tan altas como en 2018, indicó el informe.

Con base en la ciencia, Guterres dijo que siguiendo por este camino, «enfrentamos un calentamiento global de al menos tres grados centígrados para finales del siglo».