El Litio, la piedrecita del futuro

enero 14, 2021 10:35 am

Por: Luis Eduardo Forero Medina
El Litio es de los elementos químicos más pequeños en la Tabla periódica, sin embargo desde hace tres décadas esta piedrecita ha venido evolucionado al punto que se ha posicionado entre los más promisorios , llamándose Oro blanco o mineral del futuro; siendo origen del premio nobel de química en 2019 al estadounidense John B. Goodenough (1922), al británico Stanley Whittingham (1941)

y al japonés Akira Yoshino (1948), por desarrollar desde la década de los ochenta del siglo pasado la batería de iones de litio,uno de los recursos que más interés despierta en el mundo y punto de partida para el tránsito hacia la energía limpia. Su producción, junto con el grafito, y el cobalto, podría experimentar un aumento de casi un 500 % de aquí a 2050, según un informe del Grupo Banco Mundial.
Hasta hace unas décadas el litio se empleaba para fabricar cámaras digitales, cerámicas, caucho sintético, cementos y adhesivos especiales, industria del aluminio, lubricantes, ordenadores portátiles, teléfonos móviles, vidrios especiales, y hasta en la farmacéutica; que utilizan a las baterías Li-Ion como insumo básico. De un tiempo para acá el carbonato de litio, por ser el elemento sólido más liviano, se emplea en baterías de “ion-litio”, para vehículos eléctricos (automóviles, autobuses, bicicletas, carritos de golf, motos y patinetas). El litio puede almacenar cantidades significativas de energía solar y eólica. Igualmente se usa para aire acondicionado industrial y producción de grasas lubricantes que pueden trabajar en condiciones extremas de temperatura y carga. Se sostiene que el 70% de las grasas lubricantes producidas en el mundo contienen litio. El litio se encuentra principalmente en salmueras naturales, agua de mar, campos geotermales, pegmatitas y pozos petrolíferos. El “triángulo del litio” o “el ABC del litio”, lo conforman Argentina, Bolivia y Chile, que, en suma, son después de Australia, el segundo principal productor mundial de litio. El triunvirato de países espera atraer inversionistas para desarrollar la industria del litio. En La Argentina hace 27 años, el dominio originario de los recursos naturales pertenece a las 23 provincias que tienen en sus entrañas el preciado recurso; sin embargo, en los Estados Federados donde hay litio, sus pobladores viven en condiciones de exclusión. El litio está concentrado mayormente en las provincias de Catamarca; Jujuy y Salta al noroeste del país; cuyas inmensas riquezas en litio convertirían a La Argentina en el principal productor mundial de carbonato de litio. Bolivia, con las mayores reservas de litio en salmueras en el mundo, en miras de salir del presunto estancamiento en la explotación adecuada del litio, dejó en claro “Primero que como Estado Plurinacional de Bolivia estamos abiertos a la captación de inversiones venga de donde venga”; aquí el Estado maneja autónomamente el uso de los recursos naturales. Bolivia tiene el reto de reactivar el proceso de industrialización del litio por ser un recurso estratégico para su desarrollo, cuya primera fase comenzó con plantas piloto de Cloruro de Potasio, Carbonato de Litio en Llapa, Materiales Catódicos y Baterías de ión Litio en La Palca; después la fase industrial con planta de cloruro de potasio inaugurada el 2018 y la planta de carbonato de litio en construcción. El salar de Uyuni, en la provincia de Potosí, es la más pobre del país. A su vez, Chile posee alrededor del 52% de las reservas mundiales de litio, en forma de salmueras, convirtiéndolo en el mayor productor del mundo en este mercado. La producción chilena es mayoritariamente de carbonato de litio que se obtiene a partir de las salmueras contenidas en el Salar de Atacama en la II Región. También Chile produce cloruro e hidróxido de Litio. Desde hace dos años aproximadamente promueven en este país austral 32 proyectos de mediana minería, entre los que se cuentan, por primera vez, cuatro iniciativas de litio. SQM, la Sociedad Química y Minera de Chile en alianza con la asiática Kowa, explota el salar chileno del Atacama y domina hoy el mercado mundial del litio. “El litio y sus derivados constituyen un insumo clave para el desarrollo de la electromovilidad y de las tecnologías que están moviendo al mundo”, señalaron.
Los inconvenientes o cuellos de botella que tienen que enderezar los países productores de litio tiene que ver, por ejemplo, que las baterías de litio no se pueden transportar en avión sino en barco; y el proceso de entrada al mercado supone un trabajo de más de diez años, empezando por la exploración, pruebas piloto, construcción de pozas, instalación de plantas de procesamiento y la calibración de los procesos necesarios para obtener el carbonato de litio, explicaron los especialistas. La esperanza como siempre, es que las investigaciones para reducir ese tiempo avanzan aceleradamente. El precio del litio, metal pequeño en el mercado si se le compara con el cobre o el oro, no se encuentra en mercados spot o futuros para la compraventa de ese mineral. Los precios de los productos de litio publicados han sido tradicionalmente estimaciones sobre la base de información de transacciones comerciales particulares. “La gran mejora en las baterías permitió que se vuelvan un eje central del reemplazo de la “era fósil” (petróleo, gas y carbón) al de la “era verde”, con energías renovables” (EPRE).
@luforero4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *