Nacional

Familiares buscan a desaparecidos entre los escombros de la avalancha en Quetame

Con el lodo hasta las rodillas y entre muebles y vehículos arrastrados por el barro, familiares de las víctimas de la avalancha que arrasó la vereda Naranjal, en el municipio de Quetame – Cundinamarca, buscan desesperadamente a los desaparecidos con la esperanza de encontrarlos vivos.

Doce horas después de la tragedia habían sido hallados 14 cuerpos sin vida, entre ellos varios niños, así como media docena de heridos mientras sigue la búsqueda de desaparecidos, cuyo número nadie sabe decir con precisión.

Según los datos de la Alcaldía de Quetame, «son 20 (las) viviendas desaparecidas» bajo el lodo que dejó la avalancha, en esta comunidad que, en palabras del director general de la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD), Olmedo López, no debería volver a habitarse.

Las autoridades también informaron que el alud se llevó consigo un puente, lo que provocó el cierre de la carretera que conecta Bogotá con Villavicencio, capital del departamento del Meta y una de las principales despensas agrícolas del país.

De los tres menores de edad reportados como fallecidos en el desastre, se confirmó el deceso de Stefy Carolina Viracachá, promesa del patinaje de la Escuela de Formación del municipio de Guayabetal cuya muerte a los 13 años lamentó la Liga de Patinaje de Cundinamarca, según la cual la joven deportista perdió la vida «junto con varios miembros de su familia».

Asimismo, el director de la Policía, general William René Salamanca, confirmó la muerte de «varios familiares» de la capitán Lizbeth Herrera, a quien trasladó sus condolencias.

La oficial perdió a sus padres, un hermano y un tío en la tragedia.

Mientras los perros entrenados para la búsqueda y rescate de víctimas y supervivientes se abren camino entre los escombros, los comerciantes de la zona cargan sobre sus hombros los pocos enseres que pudieron rescatar de sus negocios en medio de la destrucción.

Para atender la emergencia llegaron al lugar la Brigada de Atención y Prevención de Desastres del Ejército, así como la UNGRD que lidera las labores de búsqueda de los desaparecidos.