Continúan desmovilizaciones de integrantes de las Farc y el Eln

Cansados del mal trato, la mala alimentación y los engaños con que los tenían sus cabecillas para que permanecieran en las filas guerrilleras, seis integrantes de las Farc y uno del Eln decidieron fugarse y entregarse voluntariamente ante tropas del Ejército Nacional.

Las primeras entregas voluntarias se registraron en el sector conocido como Puerto Mutatá, municipio de Tierralta, Córdoba, ante tropas del Batallón de Contraguerrillas 81 ‘Capitán Antonio María Caballero Muñoz’ de la Brigada Móvil 11, en desarrollo de operaciones de registro y control de área.

Los tres desmovilizados pertenecían a la Quinta cuadrilla de las Farc y respondían a los alias de ‘Chilapo’, ‘Becker’ y Feucho’. Los guerrilleros se presentaron en posesión de tres fusiles, una escopeta, 16 granadas, un lanzagranadas, cuatro proveedores, dos minas antipersona y un radio de comunicaciones; al tiempo que suministraron información que permitió la ubicación de un laboratorio con material quirúrgico, una lancha y 16 cabezas de ganado vacuno que habían sido hurtadas.

Simultáneamente, ante tropas del Batallón de Contraguerrillas 102 ‘Mayor William Fernando Fernández Rodríguez’ y del Batallón de Contraguerrillas 8 ‘Quimbayas’ de la Octava Brigada, se entregaron tres guerrilleros más, esta vez de la cuadrilla 47 de las Farc, quienes estaban en posesión de una pistola con su respectivo proveedor y 31 cartuchos para la misma. Las desmovilizaciones se registraron en los sitios conocidos como La Primavera y el parque de la Quebrada San Andrés del municipio de Nariño, Antioquia.

Finalmente, en el puesto de mando instalado en el municipio de Montería, Córdoba, ante soldados del Batallón de Apoyo y Servicios para el Combate 11 ‘Cacique Tirrome’ de la Décima Primera Brigada, se entregó otro guerrillero esta vez de la cuadrilla ‘Resistencia Guamoco’ del ELN.