Hasta 6 meses de cárcel pagarán daneses que intentaron apoyar a FARC

septiembre 18, 2008 10:03 am

Tras determinar que la guerrilla colombiana y el Frente Popular para la Liberación de Palestina son organizaciones terroristas, la Audiencia Regional del Este de Dinamarca condenó a seis personas que trataron de financiar a ambos grupos.

A diferencia de una sentencia anterior de primera instancia de diciembre de 2006, que absolvió a los acusados, los magistrados de la audiencia consideraron en este veredicto que las FARC y el FPLP son grupos que practican el terrorismo.

El tribunal subrayó que los informes presentados en el proceso, entre otros de Naciones Unidas, Amnistía Internacional y los servicios secretos daneses, prueban que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han cometido secuestros y organizado «ataques en áreas civiles donde varios civiles resultaron víctimas».

La sentencia subraya que estos actos tenían como objetivo «aterrar a la población y desestabilizar las estructuras políticas, constitucionales, económicas y sociales» de Colombia y de Israel, en el caso del FPLP, por lo que están recogidos en el artículo 114 del código penal danés sobre terrorismo.

La sentencia, con el voto en contra de uno de los seis magistrados, señala que el hecho de que los Gobiernos colombiano e israelí hayan cometido violaciones de los derechos humanos en varias ocasiones no justifica los actos de estos grupos guerrilleros.

La firma de ropa danesa «Fightersandlovers» fue cerrada en febrero de 2006 por la policía de Dinamarca, que arrestó a siete personas vinculadas a ella después de anunciar que destinaría parte de la venta de unas camisetas a una emisora de radio de las FARC y a un taller de impresión del FPLP.

El tribunal resaltó este jueves que la campaña de la firma de ropa era un acto «planeado, organizado y consciente», y que sus miembros sabían que podía tener consecuencias penales, tal y como señala el artículo 114b, que fija penas de hasta 10 años de cárcel por apoyo o intento de apoyo económico a grupos terroristas.

La Fiscalía había solicitado penas que iban de los 60 días a nueve meses de prisión.

Dos de los seis condenados deberán cumplir penas de seis meses de cárcel y los otros cuatro serán puestos en libertad condicional y vigilada durante un año, mientras un séptimo procesado fue dejado libre sin cargos.

La sentencia establece también la confiscación de la firma, su web y los 4.500 dólares obtenidos con la venta de camisetas, que no se llegaron a transferir, y obliga a los condenados a pagar los costes de éste y del anterior proceso.

El juicio, iniciado el pasado junio, ha tenido un marcado carácter político y ha estado centrado en determinar si las FARC y el FPLP deben considerarse organizaciones terroristas o movimientos de liberación.

Durante el proceso, la defensa consiguió una victoria parcial al aceptar el tribunal su petición de rechazar todas las sentencias contra miembros de la guerrilla colombiana dictadas en Colombia y presentadas como pruebas por la Fiscalía.

Los magistrados apelaron a la posibilidad de que los testimonios podrían haber sido obtenidos bajo tortura, como señalan en algunos casos los informes de organizaciones internacionales.

La lista de organizaciones terroristas de la UE, en la que figuran las FARC, ya fue rechazada en primera instancia como prueba al no tener carácter jurídico sino meramente político.

A la salida de la audiencia, Michael Schølardt, uno de los condenados a 6 meses de cárcel, calificó el proceso de «político» y resaltó que no se iba a dejar asustar «porque este estado criminalice el trabajo de solidaridad», mientras Ulrik Kohl, otro de los reos, señaló que era un «día triste para la democracia».

La defensa estudiará ahora las posibilidades de apelar la sentencia a la instancia superior.

Otros dos colectivos daneses han enviado dinero a las FARC en los últimos meses: un grupo de sindicalistas que actuó a título personal y una asociación de ex combatientes de la resistencia danesa contra la ocupación nazi en la II Guerra Mundial.

En ninguno de los casos la Fiscalía ha abierto un proceso.

Copenhague (Dinamarca)

Efe

Los comentarios están cerrados.