Guerrilla tamil acepta un alto el fuego, pero descarta rendirse

Los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) han aceptado la posibilidad de alcanzar una tregua en Sri Lanka, pero descartaron la de abandonar las armas y rendirse, informó un portal web afín a la guerrilla.

«El LTTE está listo para aceptar la petición internacional de un alto el fuego realizada por la comunidad internacional», defendió el líder del brazo político de la guerrilla, B. Nadesan, en una carta difundida por la página Tamilnet.

«El mundo debería asumir que las peticiones de que el LTTE deje las armas y se rinda no ayudan a resolver el conflicto», añadió.

La misiva, fechada el domingo, va dirigida al presidente estadounidense, Barack Obama; al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y a los primeros ministros de Noruega y Japón.

«Cuando una solución política permanente llegue para el pueblo tamil con el apoyo y garantía de la comunidad internacional, habrá una situación en la que las armas del LTTE no serán necesarias», dijo Nadesan. El líder político aseguró además que los tamiles afrontan «el peor genocidio del siglo XXI».

Por el momento, el Gobierno de Colombo ha descartado las negociaciones con la guerrilla tamil, habida cuenta de los avances de su Ejército en el frente de batalla.

La guerrilla de los tigres tamiles se encuentra acorralada en un espacio de apenas 100 kilómetros cuadrados en el noreste de Sri Lanka, donde el Ejército ceilanés le ha arrebatado la mayor parte de sus territorios en el último año y medio.

En el área se encuentran atrapados más de 200.000 civiles, según las organizaciones de ayuda, víctimas del fuego cruzado entre los dos bandos y de la falta de alimentos y medicamentos.

Los tigres tamiles luchan por la independencia en las áreas de esta isla del Índico donde su etnia es mayoritaria, es decir, el norte y el este del país.

Desde el inicio de la guerra, en el año 1983, casi 100.000 personas han muerto víctimas de los combates y cientos de miles se encuentran desplazadas o exiliadas.