Internacional

Cuando el placer nos separa: dos matrimonios franceses se divorcian por falta de sexo

Una mujer demandó a su pareja tras demostrar ante un juzgado que ella no sufría de disfunciones reproductivas y solicitó el divorcio teniendo en cuenta la falta de sexo dentro de su relación marital.

La abogada de la demandante explicó que la solkicitud de separación de su cliente se basa en que «el artículo 220 del Código Civil prevé que la impotencia de uno o ambos cónyuges que impida las relaciones sexuales entre ellos sea causa de anulación del matrimonio».

La jurista advirtió que que «el matrimonio es un acto jurídico que no debe tener vicios ni defectos al inicio de la relación, como un contrato o cualquier acto jurídico previsto en el Código Civil. Cuando falta algún elemento se provoca la nulidad del matrimonio»

Por su parte el demandado se defendió ofreciéndose a demostrar su virilidad frente a los jueces y sostuvo que lo manifestado por su esposa era mentira.

El hombre solicitó a los magistrados que le dieran la posibilidad de demostrar que era capaz de mantener relaciones sexuales con una mujer, pero finalmente el caso se resolvió con la nulidad matrimonial.

No es el único caso

A pesar de que este no es un temamuy común dentro del alto flujo de divorcios en el mundo, curiosamente este es elo segundo caso de separación por falta de actividad sexual quye se registra en el país galo.

En otro hecho, un hombre deberá reparar a su ex esposa con 10 mil euros por «ausencia de relaciones sexuales durante varios años».

Este caso que tuvo lugar en la localidad de Aix, destaca porque el juzgador rechazó la defensa del hombre quien afirmó que «las relaciones simplemente se habían espaciado con el paso del tiempo porque tenía problemas de salud y sufría una fatiga crónica generada por los horarios de trabajo».

La esposa, por su parte, insistió en que la ausencia de sexo entre ambos era el origen de su separación, y que eso mismo había contribuido en gran medida al deterioro de la relación de la pareja.

Ante esto los jueces, en el veredicto del Tribunal de Apelación se recordaron al demandado los «deberes del matrimonio», y más en concreto que «las relaciones sexuales entre esposos son en particular la expresión de la afección mutua que se tienen».

Santa Fe con agencias