OTAN sostiene que incursión al espacio aéreo turco «no fue un incidente»; Rusia violó soberanía

octubre 6, 2015 4:02 pm

Rusia-TurquiaEl secretario general de la OTAN, Jens Stoltenbeg, al término de la reunión de urgencia del Consejo Atlántico en Bruselas, aseguró que la violación del espacio aéreo turco de parte de Rusia «no fue un incidente».

La nueva estocada contra Moscú por los jet rusos en los cielos turcos se produjo mientras Turquía reveló que algunos de sus cazas fueron apuntados el lunes por un «Mig-29 no identificado».

La OTAN rechazó las justificaciones de Rusia, según las cuales el sábado uno de sus cazas entró al espacio aéreo turco por pocos segundos y por un «error de navegación» debido a las «condiciones meteorológicas desfavorables».
Pero según la Alianza Atlántica y Ankara, más de un avión militar sobrevoló sin permiso Turquía en el suroeste en inmediaciones de la frontera con Siria.

Turquía denunció que el lunes ocho de sus F-16 «fueron seguidos por un Mig-29 no identificado durante 4 minutos y 30 segundos durante un vuelo de patrullaje» y que los cazas turcos se encontraron por 4 minutos y 15 segundos en la mira de los sistemas misilísticos de Damasco. Moscú, por su parte, aseguró no tener Mig-29 en Siria y es por esto que, según algunos analistas, se podría tratar de aviones de la aviación del fiel aliado de Vladimir Putin, Bashar al-Assad. Además Moscú denunció a Ankara, el domingo dos F-16 turcos se encontraron al parecer durante 5 minutos en la mira de otro Mig-29, también de proveniencia desconocida.

Mientras la Alianza Atlántica acusó a Rusia de haber violado el espacio aéreo turco -en consecuencia de la OTAN- el sábado y el domingo con un caza Su-30 y un bombardero Su-24.

Se profundizan las ya tensas relaciones entre Turquía y Rusia, y no parece haber calmado la afirmación de Moscú de su intención de conducir operaciones militares terrestres en Siria y no apoyar supuestos «voluntarios» a unirse a las tropas de Assad. Una hipótesis expresada el lunes por el jefe de la comisión Defensa del Parlamento, almirante Vladimir Komoyedov, y sobre la cual intervino esta mañana el Kremlin.

En pocos días, Ankara convocó dos veces al embajador ruso y desde Bruselas, el presidente Recep Tayyp Erdogan -que calificó de «grave error» los bombardeos rusos en Siria- advirtió al Kremlin que «un ataque a Turquía es también un ataque a la OTAN» y que «su pierde un amigo como Turquía, con el cual llevó adelante varios negocios, perderá mucho».

Rusia por ahora responde jugando la carta de la diplomacia, invita a Ankara a discutir cómo evitar «equívocos» en Siria y a los representantes del ministerio de Defensa turco a visitar Moscú para debatir sobre la situación.

Pero al mismo tiempo acusó a la prensa internacional falsear los objetivos de su operación militar a través de «una poderosa campaña informativa anti-rusa».

Occidente culpó a Moscú por atacar no solo «al Estado Islámico y otros grupos terroristas» como los qaedistas de Al Nusra, sino también a los rebeldes anti-Assad «moderados». Pero esa tesis fue ratificada hoy por el número uno de la OTAN, que declaró que los aviones rusos «no atacan» al Califato sino a los grupos de oposición y a los civiles.

Según el viceministro de Defensa ruso, Anatoli Antonov, los contactos entre Moscú y Washington no se interrumpieron. Por el contrario, las dos potencias trabajan al parecer en un documento para la cooperación de sus fuerzas aéreas en la lucha contra el EI en Siria.

Los bombardeos rusos continúan y según el ministerio de Defensa, hoy fueron 20 y abatieron 12 «objetivos del EI», golpeando «infraestructuras logísticas, centros de control y bases de adiestramiento».

La televisión pública de Siria contó que algunos de los bombardeos más recientes fueron sobre Palmira, la ciudad antigua en manos de los yihadistas. Pero Rusia negó la noticia calificándola de «mentira» y aseguró que sus cazas en Siria no bombardean centro habitados ni monumentos arquitectónicos.

Los comentarios están cerrados.