Industria cervecera, la joya de la corona

Luis Eduardo Forero Por: Luis Eduardo Forero
La ingesta de alcohol pertenece a la cultura humana desde mucho tiempo atrás, siendo las bebidas fermentadas como la chicha y el guarapo los preferidos por nuestros ancestros que no conocían la cerveza. En el siglo XXI se le realizó a Bavaria el milagro iniciado en el XIX por Leo Kopp, originario de un país de una asombrosa cultura alcohólica, cuando fundó la empresa que ha crecido como espuma y que hoy controla el 99% del mercado nacional y tres países de América Latina.

Bavaria en el curso de su historia siempre tuvo competidores que terminó absorbiéndolos; en 1903, fue Germania, cerrada en 1960; en 1950 la Cervecería Andina; Clausen y otras cerveceras regionales en 1964. En 1967 nació el Grupo Santo Domingo, liderado por Julio Mario Santo Domingo Pumarejo (1923-2011). En 1972 incursionó en el control de la Cervecería Unión , y en 1975 el turno de salida del mercado de la agria le correspondió a la Cervecería Andina . En 1992 le ataca la Leona, cervecería que aguantó la lucha por quince años. En 1996 Bavaria compró Cervunión, y al año siguiente se divorcia de las demás empresas del holding con las que crea Valores Bavaria S.A., hoy Valorem. Desde octubre de 2002, Bavaria que soportó una huelga de más de 70 días en que la ingesta de pola fue la mayor perjudicada, celebró un pacto colectivo con todos los trabajadores, que se ha venido renovando, y logró la paz laboral. Aunque la tercerización de personal, modalidad permitida en Colombia, ha sido empleada por la empresa, Bavaria aclaró que no tiene bolsa de empleo ni contrata con cooperativas de trabajo asociado; esa tercerización se hace por conducto de empresas independientes.

El sueño de don Leo se terminó en 2005 cuando el grupo Santodomingo vendió la única empresa en Colombia que ha funcionado en tres siglos , a cambio del 15% de las acciones del Grupo SABMiller, que tiene más de 200 marcas de cerveza. Bavaria cuenta con nueve plantas en Colombia, donde tiene nueve marcas nacionales de cerveza, que se ofrecen con las extranjeras Peroni, Miller y Grolsch, y comparte la propiedad con otro coloso mundial, la belgo-brasileña Anheuser-Busch InBev, controlada por Jorge Paulo Lemann. Al momento de pedir la tanda los colombianos también tienen acceso a Heineken, Budweiser, Stella Artois y la mejicana Corona.

El ingrediente principal de la cerveza es importado en su mayoría por Colombia; de las 280 mil toneladas de cebada que consume Bavaria, en 2013 se importaron 254.603 toneladas. Para suplir esta necesidad, antes del 2018, deben estar sembradas en Boyacá, Cundinamarca y Nariño,
30 mil hectáreas con semilla canadiense. Las tres mejores cervezas del mundo, Wisconsin Belgian Red, Ann y Framboos, son preparadas con cereza, miel y cítricos y frambuesa, respectivamente.

Las cerveceras en miras de acrecentar el consumo de sus productos patrocinan festiva¬les musicales, culturales, deportivos, reinados, ferias, bazares de barrio y otros espectá¬culos masivos; y para asegurar el privilegio en el mercado, celebran contratos de exclusividad con bares, restauran¬tes y cantinas, dotándolos de mobiliario. Paradójicamente el consumo de cerveza, que llega a los adeptos en más de cien camiones, aumenta cuando suben los precios del líquido etílico, reajustados en Colombia en diciembre y marzo últimos. Aun así, el consumo de cerveza en Colombia, que es predominante en la Costa y Boyacá, es bajo en relación con otros países; aquí se ingiere en promedio 44 litros per cápita; en la Región, Chile, Argentina y Venezuela son más “piperos” que Colombia. El hogar es el sitio donde más se consume el ‘petaco’ de cerveza, según una encuesta del portal cervezasdelmundo.

Las cerveceras se han comprometido en programas de consumo responsable de cerveza, para evitar su ingesta en el periodo de embarazo, al operar maquinaria, automóviles o si se toman medicamentos. Igualmente en este propósito se alían con los tenderos, que son los primeros agentes de la cadena para evitar tragedias por el abuso del alcohol. El problema del consumo se da cuando la cerveza se sube a la cabeza, como en el tema musical “salsa con coco” de El Gran Combo De Puerto Rico. El consumo nocivo es la tercera causa de accidentes de tránsito fatales en el país, donde no vale medida ni campaña alguna para frenar la accidentalidad. En 2013 ocurrieron 6219 lesiones fatales originadas en accidentes de tránsito, y al año siguiente fueron 2701, según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. El consumo problemático de cerveza en jóvenes y adultos es más grave que el consumo de drogas, indicó el ministro de salud colombiano. Según el Ministerio de Educación, el 40% de los escolares en Colombia, entre los 11 y 18 años, ha consumido alcohol en el último mes, más en los colegios privados que en los públicos.

El consumo dañino de alcohol combinado con el volante, es una tendencia mundial, que puede conducir a que en 2020 muera más gente en choques de tránsito que por el VIH, la malaria y las guerras, advierte la Organización Mundial de la Salud.(OMS), Organización que recuerda a los países el deber de “formular, aplicar, vigilar y evaluar políticas públicas para disminuir el consumo nocivo de alcohol”, y que muchas veces se agrava por “jartar” bebidas bamba o chiviadas.

La otra cara de la tapa de la industria de la cerveza son las decenas de empleos indirectos que nacen del sector y el incondicional apoyo de Bavaria “en las buenas y en las malas” durante dos décadas a la selección de fútbol de mayores del país, a través de su marca Águila. En materia de salud la revista médica «The Lancet», dio a conocer que el consumo moderado de alcohol ayuda a prevenir el Alzheimer y una fábrica de cerveza cerca de Leipzig, al este de Alemania, promociona su cerveza tostada para hacerse baños para abrir los poros, en razón a que “la levadura penetra en la piel y al cabo de quince minutos deja la piel mucho más suave… y también es un remedio para las personas con problemas de piel”. Se ha dado el primer paso para popularizar la cerveza sin alcohol, que ya es producida en Colombia, y comienza a ser la preferida de los jóvenes, quienes según un estudio tienen a Bavaria entre las empresas más atractivas para trabajar.

El 1% del mercado nacional es atendido por la cerveza artesanal, en boga en Estados Unidos. (El 7 de mayo celebró el Día Internacional del Cervecero Artesanal y Old Mule Pub.) La cerveza Dorada es la elegida de las artesanales, y los productos más utilizados para su elaboración en casa son el tomillo y el cilantro. Recientemente se ha creado la Central Cervecera de Colombia entre la Compañía de Cervecerías Unidas, (CCU) de Chile y Postobón, que iniciaron la construcción de una planta de cerveza en Sesquilé, a 60 kms de Bogotá, y que en dos años ingresará al mercado con cervezas, pisco, ron, vino, sidra, gaseosas, néctares, aguas envasadas y bebidas funcionales.
La Fundación Bavaria lleva a cabo programas para proteger cuencas, lograr un adecuado manejo de residuos y gestionar las emisiones, de hecho el año pasado “logramos la meta de emisiones que nos habíamos establecido para el 2020”, comentó Grant Harries, presidente de Bavaria.